Los adolescentes más fuertes tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cardíacas o diabetes, según un nuevo estudio que examinó la influencia de la fuerza muscular en los adolescentes y que se ha publicado recientemente en la prestigiosa revista Pediatrics.

Los investigadores analizaron los datos de más de 1.400 adolescentes de edades comprendidas entre los 10 y los 12 años. Entre esos datos se incluyó el porcentaje de grasa corporal, el nivel de glucosa, la presión arterial, los niveles de colesterol y triglicéridos. Aquellos adolescentes con mayor masa corporal o fuerza tenían un riesgo significativamente más bajo de enfermedades del corazón y diabetes.

“Es una creencia generalizada de que el índice de masa corporal, las conductas sedentarias y los bajos niveles de condición física cardiovascular están relacionados con la diabetes, la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular, pero nuestros resultados sugieren que la fuerza muscular, posiblemente, puede desempeñar un papel igualmente importante en la salud cardiometabólica de los niños”, dice el autor principal Mark D. Peterson, profesor asistente de investigación en el Departamento de Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad de Michigan Medical School.

El autor sugiere que el fortalecimiento de las actividades pueden ser igualmente importante a la participación de la actividad física. La investigación se basa en datos de un estudio de los alumnos de 17 escuelas de Michigan entre 2005 y 2008. El estudio es uno de los los primeros en mostrar un vínculo sólido entre la capacidad de resistencia y una menor probabilidad de tener diabetes, enfermedades del corazón o un accidente cerebrovascular en adolescentes.

“Cuanto más fuerte sea en relación con su masa corporal, más sano estará,” dice Peterson. “El ejercicio, el deporte, e incluso las actividades recreativas que apoya la adquisición de la fuerza muscular temprana, deben complementar las intervenciones de pérdida de peso tradicionales entre los niños y adolescentes con el fin de reducir los riesgos de enfermedades graves a lo largo de la adolescencia.”

Fuente imagen: http://www.freedigitalphotos.net