La diabetes tipo 1 y tiroides están muy relacionadas entre sí. El 30% de las personas con diabetes tipo 1 pueden desarrollar la enfermedad del tiroides según el Dr. Betul Hatipoglu, endocrinólogo de la Clínica Cleveland, en Ohio. Una información a la que hemos tenido acceso en la revista Health Day News. Esta situación se da con mayor frecuencia en las mujeres, pues son estas las que tienen ocho veces más probabilidades que los hombres de desarrollar tiroides.

Los especialistas como el Dr Hatipoglu consideran ambas enfermedades como hermanas ya que ambas son autoinmunes. Un abuelo puede haber tenido problemas de tiroides, mientras que un hijo puede desarrollar diabetes tipo 1. “Hay algo de riesgo genético que vincula estas condiciones autoinmunes, pero no sabemos qué hacer con los desencadenantes ambientales “, explicó, añadiendo que los anticuerpos del sistema inmune que destruyen el tejido sano son diferentes en la diabetes tipo 1 y tiroides.

Hatipoglu, dijo que las personas con diabetes tipo 1 también son más propensas padecer celiaquía, otra enfermedad autoinmune.

Diabetes tipo 1 y tiroides 

diabetes tipo 1 y tiroides

diabetes tipo 1 y tiroides

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el sistema inmune ataca por error a las células productoras de insulina en el páncreas, destruyéndolas. La insulina es una hormona que es necesaria para el metabolismo ya que procesa los carbohidratos de los alimentos. Sin suficiente insulina, los niveles de azúcar en la sangre pueden dispararse o ser insuficientes, lo que lleva a complicaciones graves o la muerte. Las personas que tienen diabetes tipo 1 tienen que reemplazar la insulina perdida, utilizando inyecciones de insulina o una bomba de insulina. El exceso de insulina, sin embargo, también puede causar una condición peligrosa llamada hipoglucemia, que ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre bajan demasiado.

La tiroides es una pequeña glándula que produce la hormona tiroidea, que es esencial para muchos aspectos del metabolismo del cuerpo.

La mayoría de las veces, las personas con diabetes tipo 1 desarrollan el hipotiroidismo, una condición conocida como enfermedad de Hashimoto. Alrededor del 10 por ciento de las veces diabetes tipo 1 y tiroides están estrechamente relacionadas.

Los problemas del tiroides mal tratado o sin tratar, pueden afectar a los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes tipo 1. El conocimiento de ambas enfermedades puede ayudar a la buena gestión tanto de la diabetes tipo 1 y tiroides.

A veces las personas con diabetes tipo 1 diabetes aumentan de peso al tomar insulina, pero el aumento de peso sin explicación también puede ser debido a una tiroides poco activo.

Los síntomas clásicos del hipotiroidismo son la disminución de la energía, caída del cabello, aumento de peso inapropiado, sensación de frío, estreñimiento, piel seca, menstruaciones abundantes y dificultad para concentrarse. Algunos de los síntomas también se superponen con el diagnóstico de la depresión.