Las mujeres que tienen altos niveles de grasa abdominal durante el primer trimestre del embarazo presentan mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional, según concluye un nuevo estudio publicado este lunes en la revista ‘Diabetes Care‘.

El estudio observó a cerca de 500 mujeres de entre 18 y 42 años de edad y sus autores encontraron que aquellas con niveles más altos de grasa abdominal se encontraban en un mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional en alrededor de las 24 a 28 semanas de su embarazo. “Este estudio pone de relieve el potencial de evaluar a las pacientes en sus primeras etapas del embarazo y el uso de la grasa abdominal para predecir el desarrollo de la diabetes”, resalta la autora principal del trabajo, Leanne De Souza, candidata a doctorada en Obstetricia y Ginecología en el Hospital de St. Michael, en Toronto, Ontario, Canadá.

La grasa abdominal al inicio del embarazo puede predecir el desarrollo de diabetes gestacional “Al tomar imágenes de la grasa abdominal en el embarazo temprano mediante ultrasonidos durante las visitas clínicas de rutina pudimos identificar a las mujeres con altos niveles de grasa abdominal que pueden estar en riesgo de desarrollar diabetes gestacional más adelante”, continúa De Souza.

Los médicos tradicionalmente realizan un examen sobre diabetes en el segundo o tercer trimestre examinado los factores de riesgo como la edad, la etnia, el índice de masa corporal, los antecedentes familiares de diabetes y los resultados de una prueba de provocación de glucosa. “El problema con esos factores de riesgo es que en realidad no dicen quién está en alto riesgo de diabetes señala De Souza.

Hasta el 60 por ciento de las mujeres comenzarán su embarazo con sobrepeso, muchas mujeres están teniendo hijos a una edad mayor y la mayoría de las personas tienen un familiar con diabetes tipo 2, de forma que los factores de riesgo tradicionales están empezando a aplicarse a más y más gente, lo que nos impiden identificar adecuadamente a las que están en alto riesgo”. En su estudio, los investigadores utilizaron una ecografía de gestación de 11 a 14 semanas para medir la grasa visceral, la grasa subcutánea y la grasa total en la región abdominal. La grasa visceral se acumula entre y alrededor de los órganos internos como el estómago y los intestinos y produce toxinas que hacen que el cuerpo sea resistente a la insulina. La grasa subcutánea se encuentra justo debajo de la piel y la grasa total es la combinación de grasa visceral y subcutánea.

Aunque investigaciones anteriores han mostrado que la grasa visceral puede ser un factor de riesgo para desarrollar diabetes, este trabajo confirma que tanto la grasa abdominal visceral como total fueron predictores de desarrollar diabetes gestacional. Investigaciones anteriores también reveleron que entre un 20 y un 50 por ciento de las mujeres que desarrollaron diabetes gestacional pasaron a desarrollar diabetes tipo 2 dentro de los cinco años posteriores a su embarazo. “La revisión de la grasa visceral y total de los pacientes en sus primeras etapas del embarazo podría utilizarse para ayudar a los médicos y profesionales de la salud a identificar a las que están en mayor riesgo de diabetes gestacional”, propone De Souza. “Los esfuerzos de prevención podrían implicar la promoción de una dieta y un estilo de vida saludables y ayudar a los pacientes a evitar el aumento de peso excesivo abdominal”, concluye.