Las hijas de mujeres que contrajeron diabetes gestacional durante el embarazo podrían presentar un riesgo elevado de ser obesas durante su adolescencia según sugiere un estudio reciente publicado en la revista Diabetes Care en su edición del 23 de Octubre.

La investigación a la que hace referencia la prestigiosa revista médica incluyó a más de 400 niñas de California a quienes se dio seguimiento desde 2005 hasta 2011, con visitas anuales para controlar su estatura, peso, grasa corporal y obesidad abdominal. Las chicas tenían entre 6 y 8 años de edad al inicio del estudio. Los investigadores también examinaron los expedientes médicos de las madres de las niñas.

27 madres contrajeron diabetes gestacional, según los investigadores. Las niñas cuyas madres padecieron diabetes gestacional tenían 3.5 veces más probabilidades de tener sobrepeso en la adolescencia que aquellas cuyas madres que no sufrieron de diabetes gestacional, según el estudio.

Esa cifra de posibilidades aumentaba hasta en 5.5 veces si sus madres habían padecido diabetes gestacional y tenían sobrepeso antes del embarazo. Las hijas también eran más propensas a tener unas cantidades más elevadas de grasa corporal, además de obesidad abdominal, según los investigadores. Esas asociaciones fueron independientes de otros factores que se sabe que influyen sobre el sobrepeso y la obesidad en las niñas, como la raza y la etnia, tener una madre obesa, y la etapa de la pubertad, anotó el estudio.

“Los niveles de glucosa durante el embarazo, en particular la diabetes gestacional, se asociaron con que las niñas tuvieran sobrepeso, y esa asociación fue mucho más firme si la madre también tenía sobrepeso antes del embarazo”, señaló en un comunicado de prensa de Kaiser Permanente la autora líder del estudio, Ai Kubo, epidemióloga de la División de Investigación de Kaiser Permanente en Oakland, California.

Pero este estudio solo encontró una asociación entre el peso posterior de una hija y el peso y estado de diabetes de su madre durante el embarazo. No pudo probar que esos factores causaran directamente que las niñas tuvieran sobrepeso.

Pero los hallazgos sugieren que lograr que las mujeres controlen su peso y mejoren su estilo de vida antes del embarazo podría ayudar a reducir el riesgo de obesidad de sus hijos, afirmaron los investigadores.