Ahora que estamos en pleno mundial de Fútbol en Brasil nos cuentan que el deporte rey produce cambios significativos en la composición corporal y en el control de la glucemia de los pacientes con diabetes tipo 2. Los expertos que han estudiado este fenómeno aseguran también que el fútbol reduce la presión arterial en hombres con presión arterial alta. Estas son las conclusiones de los nuevos estudios realizados por el Centro de Copenhague para el Deporte de equipo y la Salud en la Universidad de Copenhague.

Los estudios han sido publicados en la aclamada Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports y muestran que durante 24 semanas de entrenamiento de fútbol dos veces por semana se redujo la presión arterial y mejoró la función del corazón en hombres con presión arterial alta y en hombres con diabetes tipo 2. Además, los hombres con diabetes tipo 2 perdieron el 12% de su grasa abdominal y redujeron también el nivel de azúcar en la sangre un 20% más.

Por tanto la práctica del fútbol reduce el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, incluyendo la insuficiencia cardíaca y el infarto de miocardio, y los participantes también lograron reducir su medicación antidiabética y antihipertensiva tras la finalización del estudio.

El profesor Jens Bangsbo, líder de los proyectos, lo explica así: “La frecuencia cardíaca media durante el entrenamiento fue superior al 80% del ritmo cardíaco máximo, y por períodos más significativos fue superior al 90%. Este tipo de entrenamiento fue muy eficaz, y después de 24 semanas de entrenamiento la condición física fue un 10% mayor para los participantes con presión arterial alta y un 12% mayor para las personas con diabetes. Al mismo tiempo, los pacientes con diabetes perdieron casi 2 kg de grasa. Una mejor condición física combinada con un porcentaje de grasa corporal más baja hace que sea más fácil de llevar a cabo el resto de las actividades diarias”.

Bangsbo continúa: “el entrenamiento de fútbol en los hombres con diabetes tipo 2 reduce significativamente la grasa abdominal y la mejora en el control glucémico, que es esencial para controlar la diabetes y prevenir complicaciones de la diabetes de tipo 2.”