La telemedicina reduce a la mitad el impacto económico en pacientes con diabetes tipo I en lo que a visitas presenciales al hospital se refiere, lo que supone un coste significativamente menor desde el punto de vista del tiempo empleado fundamentalmente por el paciente, pero también por el profesional sanitario, según revela el estudio Telemed-Diabetes, presentado en Sevilla en el marco del XXIV Congreso Nacional de la SED.

En concreto, se trata de los primeros resultados de un estudio pionero en España realizado por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), del Instituto de Salud Carlos III de Madrid en el que la telemedicina ha tenido su protagonismo destacado. Con el mismo se pretende evaluar la eficacia de los sistemas de telemedicina aplicados al tratamiento de las personas con diabetes mellitus tipo 1 desde un punto de vista de su coste y sobretodo efectividad.

Según el doctor Enric Esmatjes, jefe de la Unidad de Diabetes del Hospital Clínico de Barcelona y coordinador de esta investigación, “atendiendo a los costes que conlleva el tiempo empleado en hacer la visita al hospital, la propia consulta y el tiempo empleado por el profesional para atender al paciente, se ha visto que existe un 50 por ciento de reducción en el impacto económico cuando trasladamos los minutos ahorrados a euros después de poner en práctica alguna de las herramientas de la telemedicina”.

“Esto es difícil porque el coste del tiempo empleado es complejo, pero sí podemos decir que los pacientes que hacían el seguimiento con telemedicina empleaban la mitad de minutos para efectuar todo el programa en relación a los que realizaban las visitas de forma tradicional”, ha declarado.

telemedicina

telemedicina

Del mismo modo, ha añadido que este resultado va acompañado de una “reducción idéntica en cuanto al parámetro principal de control metabólico, que es la hemoglobina glicosilada, en ambos grupos”. En lo que se refiere a los conocimientos adquiridos por el paciente, la adherencia terapéutica y la calidad de vida, la mejoría “también ha sido notoria”.

“Por tanto, concluimos que la telemedicina en este grupo ofrece una calidad de vida y una atención similar a la tradicional con una clara disminución de los costes, especialmente para el paciente”, ha sostenido.

La telemedicina para diabetes tipo 2

Para los autores de este estudio, sus resultados se podrían extrapolar a otras enfermedades crónicas o dentro de la misma enfermedad a pacientes con Diabetes tipo 2, aunque el enfoque del tipo de intervención “debería ser diferente, ya que no se da un enfoque centrado en el manejo del tratamiento con insulina, sino que ha de estar centrado en la educación y en conseguir cambios en el estilo de vida”.

Para Esmatjes, investigador de CIBERDEM, “el reto a partir de ahora es conseguir herramientas de telemedicina en las plataformas que sean ágiles y de fácil manejo para después integrarlas dentro de la asistencia rutinaria de los pacientes, es decir, incorporar la telemedicina a nuestro sistema asistencial, lo que implica un cambio de mentalidad por parte del los profesionales al hacer un determinado tratamiento y de la administración a la hora de cuantificar los recursos asignados para ello”.

Fuente imagen: http://www.freedigitalphotos.net