Adoptar dietas vegetales, con frutas, verduras, granos y legumbres, puede ayudar a promover un envejecimiento saludable y mitigar la carga global de la diabetes tipo 2, según un editorial publicado en el Journal of the American College of Nutrition. 

Investigadores del Comité de Médicos de Medicina Responsable revisaron ensayos clínicos y estudios epidemiológicos relacionados con el envejecimiento y descubrieron que si bien el envejecimiento aumenta el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles, las dietas vegetales pueden ayudar. 

El editorial muestra que las dietas vegetales pueden reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes tipo 2, el cáncer y las enfermedades cardíacas en casi un 50% y podrían reducir a la mitad las muertes relacionadas con cardiometabólicos 

“La modulación de los factores de riesgo del estilo de vida y la adopción de una dieta saludable son herramientas poderosas que pueden retrasar el proceso de envejecimiento, disminuir las comorbilidades y la mortalidad asociadas con la edad y aumentar la esperanza de vida”, escriben los autores. 

Según han comprobado, las dietas vegetales reducen en aproximadamente un 50% el riesgo de desarrollar síndrome metabólico y diabetes tipo 2 o Alzheimer, de eventos de enfermedad coronaria (40%) o de enfermedad vascular (29%). 

Los investigadores también señalan que las dietas basadas en plantas se han relacionado con una mayor esperanza de vida, como lo demuestran las ‘Zonas Azules’ del mundo, donde las poblaciones subsisten principalmente con alimentos basados en plantas ricas en dtoquímicos y antioxidantes que se han asociado con una mayor esperanza de vida. 

“Se espera que la población mundial de adultos de 60 años o más se duplique de 841 millones a 2 .000 millones para 2050, presentando retos claros para nuestro sistema de atención médica –recuerda la autora del estudio, Hana Kahleova, directora de investigación clínica para el Comité de Médicos–. Afortunadamente, los simples cambios en la dieta pueden ayudar mucho a las poblaciones a llevar vidas más largas y saludables”. 

Los autores también señalan que estas mejoras en la salud también reducirán los costes de atención médica causados por enfermedades crónicas.