Un grupo de investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, ha descubierto el papel que juega en la diabetes un tipo de canal de calcio de las células beta secretoras de insulina. Podrían haber hallado un nuevo tratamiento potencial para la diabetes en el bloqueo de estos canales.

El estudio, recientemente publicado por la revista científica PNAS, trata sobre el papel marginal que estos canales, denominados CaV3.1, tiene en las células beta. Parece ser que, los CaV3.1, se vuelven hiperactivos con la aparición de diabetes, lo cual plantea la pregunta sobre si la hiperactivación de estos canales es la causa o la consecuencia de la diabetes.

Durante la investigación, los expertos descubrieron que el aumento de la expresión de CaV3.1 lleva a un influjo excesivo de calcio. “Esto conduce a una capacidad reducida de secreción de insulina de las células beta y a una homeostasis de glucosa aberrante”, explica el doctor Jia Yu, primer autor del estudio e investigador principal del Departamento de Medicina y Cirugía Molecular, Instituto Karolinska.

El papel de CaV3.1 en la diabetes

“Durante un largo período de tiempo, se ha descuidado el papel patológico de los canales CaV3.1 de células beta en el desarrollo de la diabetes y sus complicaciones”, admite el doctor Shao-Nian Yang, profesor asociado del Departamento de Medicina y Cirugía Molecular, Karolinska Institutet, y autor principal del estudio.

Al investigar de que forma influyen los canales CaV3.1 en el desarrollo de la diabetes se tomaron diferentes enfoques. Entre ellos, llevaron a cabo experimentos en islotes pancreáticos de ratas, humanos y ratas con diabetes. Los modelos experimentales usado sugieren que los resultados se aplican tanto a diabetes tipo 1 como tipo 2. Aun así, es necesario realizar más estudios para verificar esta situación.

“Nuestro trabajo señala una mayor expresión de estos canales como un mecanismo patogénico crítico en la diabetes, lo que significa que los canales de CaV3.1 no deben descuidarse en la investigación de la diabetes”, añade el doctor Shao-Nian Yang.

Futuro de la investigación

Ahora, los científicos buscan determinar si una mayor expresión de CaV3.1 también altera los transcriptómicos en otros tipos de células. En ellas, se valora la posibilidad de que afecte a las células del músculo liso vascular y las células T del sistema inmunitario, contribuyendo así al desarrollo de la diabetes y sus complicaciones.

“El bloqueo selectivo de los canales CaV3.1 puede tener potencial como una nueva estrategia de tratamiento basada en mecanismos”, añade el profesor Per-Olof Berggren, director del Centro de Investigación Rolf Luft. “Los ensayos clínicos con bloqueadores de canales CaV3.1 en pacientes con diabetes serán una de nuestras prioridades futuras de estudio. Los hallazgos realizados son un avance importante, aunque aún queda mucho por estudiar para confirmar que el bloqueo de los canales CaV3.1 es un nuevo tratamiento potencial para la diabetes.