Trabajar unidos para detectar de manera precoz el riesgo de padecer diabetes y reducirlo mediante la educación en hábitos higiénico-dietéticos correctos son los principales objetivos de la campaña de detección de personas en riesgo de padecer diabetes que se va a llevar a cabo en farmacias comunitarias de toda España entre el 7 y el 13 de noviembre.

Esta campaña se va a realizar, por primera vez, con la colaboración conjunta de farmacéuticos comunitarios, profesionales sanitarios especialistas en diabetes, médicos de familia y representantes de pacientes, y está promovida por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), la Sociedad Española de Diabetes (SED), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), además de contar con el apoyo de la Federación Española de Diabetes (FEDE).

La campaña en las farmacias se realiza con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que este año tiene como lema Ojo con la diabetes, y se presentó ayer en la sede de la SED con la presencia del presidente de la SED, Edelmiro Menéndez; el presidente de SEFAC, Jesús C. Gómez; el presidente de SEMERGEN, José Luis Llisterri, y, en representación de los pacientes, ha acudido el presidente de FEDE, Andoni Lorenzo. La campaña cuenta también con el apoyo de semFYC.

PACIENTES SIN DIAGNOSTICAR

La diabetes es una patología que en España tiene una prevalencia del 13,8%  y prácticamente la mitad de los afectados (6%) desconoce que la tiene. Por este motivo es muy importante la detección precoz y la educación sanitaria, ya que las personas con diabetes tipo 2 no diagnosticada presentan, además, un riesgo más alto de padecer enfermedades cardiacas, dislipidemia, hipertensión y obesidad.

El presidente de SEFAC, Jesús C. Gómez, ha explicado que “la detección precoz y el tratamiento inmediato pueden reducir la gravedad de la diabetes y sus futuras complicaciones, y los farmacéuticos comunitarios por sus conocimientos y por su proximidad y accesibilidad a la población pueden desempeñar un rol muy importante en esta detección que tiene, además, el valor añadido de estar protocolizada en coordinación con los médicos y con el apoyo de los propios pacientes”.

En esta línea se ha expresado el presidente de la SED, Edelmiro Menéndez: “Sabemos que casi la mitad de las personas con diabetes no saben que la tienen, lo que supone un grave problema sociosanitario porque la enfermedad se detecta ya en estadio avanzados. Por eso, en este caso el diagnóstico precoz es fundamental para evitar las complicaciones a largo plazo de la diabetes”. 

Las farmacias participantes en la campaña, más de 210 en toda España  llevarán a cabo un cribado mediante determinación del IMC (índice de masa corporal) y realización del test de FINDRISC para detectar personas con riesgo alto de desarrollar diabetes tipo 2. En aquellas personas en las que el resultado del test dé una puntuación de riesgo se realizará una prueba de glucemia capilar y, en caso de obtener un resultado que esté fuera de rango, se procederá a su derivación al médico. Además, la campaña se completará con una intervención educativa y seguimiento, tanto para las personas sin riesgo (mediante fichas de recomendaciones saludables) como para los pacientes diagnosticados con prediabetes, a los que se les ofrecerá una educación sanitaria específica consensuada con los médicos.

En la campaña podrán participar todos los usuarios de farmacias que sean mayores de 40 años y que no hayan sido diagnosticados de diabetes, a los que se les ofrecerá participar en la misma, que se difundirá a través de carteles informativos. Los datos recogidos se registrarán en una web específica alojada en www.sefac.org.

Para el presidente de SEMERGEN, José Luis Llisterri, la diabetes se ha convertido en uno de los problemas sanitarios más graves de nuestro tiempo. “El cribado oportunista en grupos de riesgo mediante el test FINDRISC, por parte de la farmacia comunitaria, puede contribuir a detectar casos de prediabetes y a prevenir la enfermedad y sus complicaciones” ha afirmado. Este test, recomendado por diferentes guías de práctica clínica, entre ellas la NICE, se debe pasar cada 3-5 años a partir de los 40 años. “Los farmacéuticos comunitarios, trabajando juntos con los médicos, gozan de una posición de privilegio para contribuir a neutralizar el impacto de la diabetes en la salud pública”, ha destacado.

Por su parte, desde semFYC, su presidente, Salvador Tranche, ha añadido que “aunque la atención primaria es extraordinariamente accesible en nuestro país, incorporar un recurso como las farmacias comunitarias para la detección de la diabetes, especialmente en población de riesgo (antecedentes familiares positivos,  obesidad,..) y sobre todo en población que no acude al centro de salud, es muy positivo”.