El coste por año medio de la diabetes tipo 2 en España es de casi 3500 euros por persona para el sistema sanitario. Un paciente con diabetes tipo 2 supone un 67 por ciento más de coste por año que una persona de la misma edad y sexo que no tiene esta enfermedad según los resultados del estudio eCostesDM2‘, que tiene como objetivo determinar el coste por año directo que supone la atención a la población con diabetes tipo 2 en el ICD durante el año 2011, y comparar estos costes con los de la población sin diabetes.

Concretamente, el estudio liderado por los doctores del Grupo de Investigación en Diabetes en Barcelona del IDIAP Jordi Gol, Manuel Mata, Dídac Mauricio y Josep Franch, ha revelado que el coste por año de un paciente con esta patología alcanza los 3.497 euros; mientras que el coste de un paciente sin diabetes es de 2.091 euros. De hecho, se ha observado que la diferencia de coste por año en los hombres es algo superior (llega al 70%) que la media (67%), mientras que en las mujeres la diferencia de costes entre pacientes con diabetes y sin diabetes es un poco más baja (64%).

Por otro lado, el análisis de coste por año por partidas ha puesto de manifiesto que la partida que supone más costes es la hospitalización por complicaciones y luego la farmacia, seguida de las consultas en la atención primaria, algo que ya conocíamos de estudios anteriores.

Del mismo modo, los investigadores han afirmado que han observado que el tratamiento farmacológico representa el 27 por ciento del coste total de la diabetes mellitus 2, y que un mal control glucémico también supone un encarecimiento de los costes en un 21 por ciento. Por ello, un paciente con un control glucémico HbA1c menor al 7 por ciento supone un coste por año de 3.062 euros anuales y un paciente con HbA1c menor al 7 por ciento supone un coste de 3.718 euros.

Además, los investigadores del proyecto han explicado que se ha observado que una persona con diabetes tiene más riesgo de presentar complicaciones (aproximadamente entre dos y cuatro veces más riesgo), que estas complicaciones duplican el coste de la atención y que un buen control metabólico puede reducir el número de complicaciones entre un 25 y un 50 por ciento. Es decir, “los pacientes que presentan un buen control metabólico y sin complicaciones gastan menos dinero”, han señalado.