No es nuevo pero siempre es necesario recordarlo. La obesidad y la diabetes se han convertido en la última década en una epidemia global que conduce en la mayoría de los casos a enfermedades cardiovasculares graves. Es sin duda alguna, una de las principales complicaciones de una diabetes mal controlada o gestionada. Ahora hemos sabido que investigadores de la Universidad de Utah creen que la reciente identificación de las células madre de grasa marrón en los adultos humanos puede conducir a nuevos tratamientos para trastornos del corazón y del sistema endocrino, según un nuevo estudio publicado en la revista revisada por pares Células Madre.

El tejido adiposo marrón o grasa marrón o parda es una clase de tejido adiposo multilocular, abundante en el feto y recién nacidos que tiene como única función la producción de calor. Una grasa que según avanza la edad de la persona se va perdiendo.

El estudio dirigido por Amit N. Patel, MDMS, director de Medicina Regenerativa Clínica y Ingeniería de Tejidos y profesor asociado en la División de Cirugía Cardiotorácica en la Universidad de Utah Facultad de Medicina confirma que antes se pensaba que no existían células madre de grasa marrón en los adultos. Los niños tienen una gran cantidad de grasa marrón que es metabólicamente muy activa, lo que les permite comer grandes cantidades de comida y no ganar peso. Patel señala que los adultos suelen tener una gran cantidad de grasa blanca en su cuerpo, lo que conduce al aumento de peso y a las enfermedades cardiovasculares, pero esto no se ve en la grasa marrón.

Grasa marrón

Grasa marrón

Cuando las personas envejecen la cantidad de grasa blanca aumenta y disminuye la grasa marrón, que contribuye a la diabetes y el colesterol alto. “Si usted tiene más grasa marrón, seguramente pesa menos y es metabólicamente eficiente, lo que nos lleva a asegurar que tiene un menor número de probabilidades de padecer diabetes y colesterol alto.

Los científicos pudieron aislar las células madre humanas de grasa marrón, las hicieron crecer y después las implantaron en un modelo pre-humano que ha demostrado efectos positivos sobre los niveles de glucosa.
El nuevo descubrimiento de encontrar las células madre de grasa marrón podría ayudar en la identificación de posibles fármacos que pueden aumentar la capacidad propia del cuerpo para producir la grasa marrón o encontrar nuevas formas para implantar directamente las células madre de grasa marrón en los pacientes.

El estudio actual se presenta hoy 22 de Noviembre en la reunión anual de la Federación Internacional de Terapéutica adiposo y Ciencia (IFATS) en la ciudad de Nueva York.

Fuente imagen: http://www.freedigitalphotos.net/