Un informe de la OMS advierte de la falta de ejercicio entre los menores, provocado por la prevalencia de las pantallas en la mayoría de los hogares del mundo. Este estudio de la Organización Mundial de la Salud, realizado en 146 países entre 2001 y 2016, enfatiza en la importancia de realizar una hora diaria de actividad física.

El tiempo frente a las pantallas reemplaza cada vez más la actividad física, poniendo en riesgo la salud actual y futura de los jóvenes. El estudio, publicado por la revista The Lancet Child & Adolescent Health, encontró que el 85% de las niñas y el 78% de los niños no cumplen con la recomendación actual de practicar ejercicio al menos una hora al día.

“Es necesaria una acción política urgente para aumentar la actividad física”, señala la autora del estudio, Dra. Regina Guthold de la OMS. Las actividades de ocio que los niños y adolescentes realizan en su tiempo libre tienden a ser cada vez más sedentarias y basadas en la pantalla.

“Creo que ninguno de nosotros puede negar la revolución digital y que las pantallas, tabletas y teléfonos se han convertido en parte de la vida cotidiana”, dijo la Dra. Juana Willumsen, experta en actividad física de la OMS. El estudio ha demostrado que existe un cambio en la forma en que los menores usan su tiempo.

 

Brecha de género en la práctica de ejercicio físico

También se descubrió una brecha de género cada vez mayor en los países estudiados. No solo las chicas eran menos activas que los chicos, sino que el 73% de los países examinados vieron crecer esta desigualdad durante los años del estudio.

“La tendencia de que las niñas sean menos activas que los niños es preocupante”, remarcó la coautora del estudio Leanne Riley de la OMS. “Se necesitan más oportunidades para satisfacer las necesidades e intereses de las niñas para atraer y mantener su participación en la actividad física durante la adolescencia y la edad adulta”.

 

Relación entre la diabetes y el deporte

La OMS advierte de la falta de ejercicio entre los menores, ya que se trata de un factor que puede incrementar el riesgo de padecer sobrepeso, enfermedades cardiovasculares, o desarrollar patologías como la diabetes tipo 2 entre los más jóvenes.

La situación, por suerte, es reversible. Realizar una hora actividad física al día permite mejorar el estado físico muscular y la salud ósea de los menores, así como equilibrar su peso, y obtener beneficios sociales y cognitivos.

 

Para que esto mejore, el informe emitido por la OMS remarca la necesidad de establecer políticas y programas más efectivos, así como aportar más oportunidades para que los jóvenes se involucren activamente en la educación, la planificación urbana y la seguridad vial.

“Cosas como el transporte activo, caminar y andar en bicicleta, incluso las oportunidades de estar activo al aire libre en espacios públicos y abiertos, se han perdido significativamente en los últimos años”, concluyó Willumsen.