Este pasado fin de semana ha tenido lugar en Barcelona la segunda edición del One Touch Day, una jornada de trabajo destinada a los profesionales sanitarios y organizada por LifeScan de  Johnson and Johnson. Un encuentro al que acudieron más de 200 profesionales de la salud relacionados directamente con la diabetes y cuyo mensaje global fue “si queremos mejores resultados, ¿por qué no hacer las cosas de otra manera?”. Y en ese hacer de otra manera el mensaje que cada vez se escucha con más fuerza en este tipo de encuentros es el de la importancia y el papel que la persona con diabetes juega en este momento. Es una satisfacción para el colectivo de pacientes escuchar a profesionales como el Dr. José María Hernández, médico de familia y miembro del Grupo de Trabajo de Educación Terapéutica de la Sociedad Española de Diabetes (SED), decir que las personas con diabetes deben tener la última palabra en su tratamiento, aunque el 50% de los médicos duden de ello.

Es muy sencillo, depende de como veamos el vaso, si medio vacío o medio lleno. Para los pacientes que deben convivir con la diabetes a todas horas y todos los días saber que algo se mueve en este sentido es una buena noticia, aunque sin duda todavía queda mucho por hacer. A continuación os dejamos un ejemplo en vídeo del mensaje de los ponentes en torno a las personas con diabetes como eje principal del tratamiento de su enfermedad.

Este es un ejemplo de profesionales sanitarios que hablan sin tapujos del paciente experto, el que está completamente informado de su enfermedad y puede gestionarla de mejor manera. Lamentablemente todavía existe una gran cantidad de profesionales de la medicina que no quieren ceder el control a sus pacientes. Es muy importante tal y como se explicó el pasado sábado que el equipo de salud crea que el paciente con diabetes puede conseguir sus objetivos. Nosotros añadimos que no sólo el equipo de salud, también la administración sanitaria que sigue sin ser consciente de las múltiples ventajas que tiene por ejemplo el autocontrol y por eso en lugar de promover el uso de tiras o la presencia de más educadores en diabetes, se limita al recorte.

Volviendo a la forma en la que el profesional médico puede ayudar al paciente con diabetes a superar barreras, el doctor en psicología José Luis Bimbela  recordó a los presentes que el conocimiento, la ciencia y la técnica son importantes para trabajar con las personas con diabetes, pero todo ello necesita tener alma. Un alma basada en las 6 Hs que el mismo definió como honestidad, humildad, hechos, humor, habilidad, heroísmo. A continuación el propio Bimbela lo explica a nuestra cámara.

Para conseguir adherencia al tratamiento son básicas varias cosas. Quizás fuera necesario empezar por que el personal médico adapte su lenguaje al paciente con diabetes. Una mejor explicación de los términos y procesos ayudaría a que el paciente se implicará más en su cuidado. Fundamentales son también las técnicas en educación terapéutica. Son muchas las personas y los colectivos que trabajan en la educación para la diabetes. La Sociedad Española de Diabetes se ha dado cuenta de ello y está trabajando en un consenso de mínimos y de un acuerdo global en materia educativa para que esa formación a los pacientes sea lo más universal posible con la libertad de acción de todos esos colectivos entre los que se encuentran las asociaciones de pacientes, los medios de comunicación o las propias educadoras en diabetes. Nos lo explica el doctor José María Hernández del grupo de trabajo de Educación Terapéutica de la SED.

En definitiva y como conclusión a este segundo One Touch Day celebrado en Barcelona, la persona con diabetes debe ser el eje del tratamiento, debe implicarse y cuidarse, así como conocer todas las herramientas que están a su alcance para tomar decisiones. Con esa dosis de protagonismo sin duda las complicaciones se reducirán como está comprobado en numerosos estudios científicos, el personal sanitario se sentirá más recompensado por los éxitos conseguidos y la administración sanitaria ahorraría en costes como también está estudiado y contrastado.