Pilar de los Reyes Castellón tiene diabetes desde hace 31 años. Hoy en día trabaja en la Asociación Diabetes Madrid como Redactora Jefe de la revista “Entre Todos” y colabora en la redacción de artículos profesionales para la página web de la asociación.

El pasado 9 de Marzo comenzó a tener los síntomas del coronavirus “pérdida de sabor y olor, glucemias incontrolables, fiebre diaria, dolor de cabeza, cansancio, mareo, dolor muscular” asegura Pilar. Una situación que coincidió con el positivo de su marido “él tuvo más complicaciones con una neumonía bilateral que le obligó a acudir a urgencias y estar una semana hospitalizado y otra semana en hospitalización domiciliaria con presencia diaria en casa de profesionales”.

La diabetes de Pilar de los Reyes

Pilar de los Reyes nos cuenta que después de 31 años ha pasado por muchas épocas en cuanto al control y gestión de su diabetes . Sin embargo ahora mismo no es su mejor momento, “tengo un poco de revolución hormonal. Me diagnosticaron hace cinco meses un hipotiroidismo que ahí andamos controlando. Eso hace que no esté en mi mejor momento en cuanto al control de la diabetes, pero seguimos intentándolo” comenta Pilar.

Diabetes y coronavirus

Pilar de los Reyes nos cuenta como arrancó todo, “al principio parecía un catarro común pero luego los síntomas fueron a más, muy mal control de la diabetes añadido al malestar continuo, muchísimo cansancio y pérdida de apetito”. Todo ello empezó a preocupar porque los síntomas no remitían.

En ese momento decidió acudir a urgencias, donde le realizaron una placa de tórax para ver si había complicaciones respiratorias. Afortunadamente no aparecieron complicaciones como si ocurrió en el caso de su marido, y los médicos la mandaron a casa donde permaneció aislada de su marido cuando este llegó del hospital.

Ante tanta falta de información certera por parte de las autoridades sanitarias Pilar nos confiesa en la entrevista que “el primer pensamiento fue, ojalá no se complique, porque además mi última analítica no reflejaba un buen control de la diabetes ni de la tiroides, pensé también si podría hacer una crisis cetónica que pudiera disfrazarse con la sintomatología propia del coronavirus, así como el cansancio que provoca el hipotiroidismo”.

Fueron días duros porque Pilar de los Reyes estaba sola en casa debido a la hospitalización de su marido. “Estaba insegura porque me hacían seguimiento en primaria y cada vez me atendía un médico diferente, pero con suerte de tener amigos médicos que me seguían diariamente. Anímicamente mal conociendo la situación en la que estaba mi marido ingresado sin saber cómo se resolvería y si iba a responder al tratamiento y sin poder ver a mi hijo ya que no vive con nosotros pues comparte piso con unos amigos”.

La diabetes de Pilar de los Reyes se disparó, “las dos primeras semanas incontrolable, cifras muy altas que no respondían a las dosis de insulina para intentar normalizar, añadido a que no tenía nada de apetito, la tensión muy baja y el cansancio extremo no me dejaba poder hacer nada de ejercicio en casa.”

La diabetes no mejoraba y los síntomas del COVID-19 seguían muy presentes, justo cuando el sistema sanitario estaba más colapsado, “con todos los profesionales que contacté en atención primaria y cuando acudí a urgencias hablaba de mi mal control de la diabetes previo al coronavirus ya que llegó en un momento en el que mi analítica no estaba nada bien. En ese mes de marzo coincidió que las urgencias estaban saturadas y realmente lo importante era salvar vidas, si no existían indicadores de problemas respiratorios no había más que volver a casa con el seguimiento de atención primaria. Al ver que mi placa de tórax estaba bien, no hubo más pruebas, ni analítica, ni test PCR. Cuando me encontré algo mejor contacté con mi seguro privado para realizar analítica y ver cómo estaba todo”.

Pilar de los Reyes a día de hoy

Después de más de mes y medio Pilar está mejor, pero no del todo, “mucho control diario y muchos días con sintomatología, más de un mes y a día de hoy no estoy al 100%”. Esta experiencia deja en nuestra protagonista un poso importante de conocimiento, “lo importante es conocerte y saber gestionar tu diabetes y aún con todo y con eso hay momentos que no sabes por donde salir ni cómo actuar”. Pilar añade “intentar mantener un equilibrio psicológico para no aventurar situaciones futuras que no tienen por qué producirse. En ocasiones el miedo te lleva a no tener la lucidez para saber actuar. Hay que irse adaptando a las circunstancias, al día a día, sin acumular demasiados pensamientos negativos”.

Una estabilidad emocional cuya receta según Pilar de los Reyes es “tener una educación diabetológica que no debemos descuidar en nuestra vida cotidiana para solventar este tipo de situaciones y poder actuar con más seguridad. Una persona con diabetes debe conocerse muy bien”.

Para terminar Pilar nos recuerda que “no queda otra que hacer caso a las autoridades sanitarias manteniendo las medidas de higiene y precaución en la desescalada. Los que lo hemos vivido en primera persona estoy segura que cumpliremos a rajatabla lo que nos digan para no volver a vivirlo”. No es momento para relajarse, el coronavirus sigue entre nosotros.