¿Realmente le sacamos todo el partido a las redes sociales cuando hablamos de diabetes? Una pregunta que no tiene una fácil respuesta, pero que sin duda es en sí misma un reto para sociedades científicas y asociaciones de pacientes. Las redes sociales sin duda pueden ser una magnífica herramienta para acompañar, informar y educar a las personas con diabetes.

El papel actual de las redes sociales en diabetes será uno de los asuntos estrella, que aborde la tercera edición de Diabetes Digital 2019, que tendrá lugar en Barcelona los próximos 27 y 28 de Septiembre. El psicólogo y persona con diabetes, Dani Royo, ha conversado con Canal Diabetes en torno a este binomio tan interesante que mezcla la conversación digital y la diabetes.

El impacto de las redes sociales en diabetes

El pacto de las redes sociales a estas alturas del partido está fuera de toda duda. El alcance es enorme, y se multiplica de unos a otros. Esta vitalidad hace que mensajes, positivos o negativos, en torno a la diabetes puedan llegar a mucha gente, aunque como indica Dani Royo, “con las redes sociales no se llega a todo el mundo”, de hecho el riesgo de burbuja es evidente, al final “siempre hablamos los mismos en las redes sociales”.

En el caso concreto de la diabetes, Dani, nos recuerda el entorno digital puede ser una solución para muchas de las necesidades de una persona con diabetes. Por ejemplo, el efecto acompañamiento, y en el caso concreto de la diabetes, una enfermedad tan personal y solitaria, alivia muchas veces la carga de la misma. La diabetes es una enfermedad poco visible y silenciosa, “leer lo que les pasa a otros ayuda a no sentirse diferente”, nos indica Royo.

El riesgo de la Infoxicación

Pero como toda moneda, también las redes sociales tienen una segunda cara. Ante tanta información, mensajes y usuarios, el riesgo de “infoxicación” (intoxicación informativa) es evidente. Es un riesgo inherente al escenario digital, pues hace poco del nacimiento de concepto Fake News (noticias falsas). Muchas informaciones en torno a la diabetes aumentan también el riesgo de muchas informaciones incorrectas. Sonoros son los casos de la canela o el zumo de limón para curar diabetes, pero son profesionales sanitarios y sobretodo pacientes los que deben desenmascarar esas informaciones tendenciosas o mal intencionadas.

El reto de las redes sociales en diabetes.

En su entrevista con Canal Diabetes, Dani Royo, lanza un reto. Su deseo sería “conseguir que las redes sociales fueran más horizontales entre profesionales y pacientes”. Hoy en día Facebook es de los pacientes, y Twitter de los profesionales sanitarios algo que Dani cambiaría. Y por empezar por algún sitio, su sugerencia es la educación en diabetes. “Hay muy pocas iniciativas que mezclen diabetes y educación en redes sociales” Royo aboga por más iniciativas en ese sentido.

Sus impresiones las podremos conocer el próximo 27 de Septiembre por la tarde en la jornada Diabetes digital, de la que quedan pocas entradas ya a la venta.