Según la última investigación publicada por Diabetologia, las personas que nacieron de forma prematura tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 1 o tipo 2 que aquellos que nacieron a término. Por ello, se considera el nacimiento prematuro como un factor de riesgo ante la diabetes.

“Debido a la mejora del tratamiento del parto prematuro, más del 95% de los bebés sobreviven a la edad adulta. Como resultado, los médicos encuentran cada vez más pacientes adultos que nacieron prematuramente y necesitan entender sus riesgos de salud a largo plazo”, dijo a Healio Casey Crump, MD, PhD, profesora y vicepresidenta de investigación en el departamento de medicina familiar y salud comunitaria de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai. “Nuestros hallazgos sugieren que los supervivientes de partos prematuros tienen más riesgo de padecer diabetes tipo 1 y tipo 2 en la infancia y la edad adulta”.

Los investigadores utilizaron datos del Registro de Hospitales y Pacientes Externos de Suecia para evaluar el número de diagnósticos de diabetes entre los nacidos desde 1973 hasta 2014. Se basaron también en el Registro de Nacimiento Sueco para evaluar la edad gestacional al nacer.

Evaluación de riesgos

La investigación determinó la existencia de una asociación inversa entre el desarrollo de la diabetes tipo 1 o tipo 2 en la infancia, la edad adulta y la edad gestacional. Las personas nacidas prematuramente presentan un mayor riesgo de padecer diabetes; en concreto, para diabetes tipo 1 antes de los 18 años el riesgo es de un 21%, y en la edad adulta el riesgo es un 24% más alta frente a las personas nacidas a término. En cuento a la diabetes tipo 2, los menores de 18 años tienen un riesgo del 26%, y del 49% en la edad adulta frente a los nacidos a término.

Durante el estudio, se dieron cuenta también de que las mujeres prematuras superan por dos puntos las posibilidades de padecer diabetes tipo 2 frente a los hombres que han nacido de forma prematura. “La interacción positiva de los aditivos indica que el nacimiento prematuro representó significativamente más casos de diabetes tipo 2 entre las mujeres que entre los hombres”, escribieron los investigadores.

Por último, no encontraron un efecto destacable sobre el desarrollo de la diabetes entre los hermanos. “Un análisis de los hermanos sugirió que estos hallazgos se explicaban sólo parcialmente por factores genéticos o ambientales compartidos en las familias, a diferencia de los efectos directos del nacimiento prematuro”, señaló Crump. “Específicamente, la asociación entre el nacimiento prematuro y la diabetes tipo 2 en la edad adulta parecía independiente de los factores familiares compartidos. En cambio, el nacimiento prematuro y su tratamiento pueden tener efectos directos en el desarrollo posterior de la diabetes”.

Implicaciones clínicas

“Los médicos deben reconocer ahora que el parto prematuro es una afección crónica que predispone al desarrollo de diabetes a lo largo de toda la vida. Actualmente, los médicos no revisan el historial de nacimiento de pacientes adultos y, por lo tanto, el nacimiento prematuro podría seguir siendo un factor de riesgo “oculto””, aseguró Crump. “Los registros médicos y los historiales de pacientes de todas las edades deben incluir rutinariamente los antecedentes de nacimiento, incluyendo la edad gestacional, el peso al nacer y las complicaciones perinatales. Dicha información puede ayudar a identificar a aquellos que nacieron prematuramente y facilitar la detección anticipada y las acciones preventivas tempranas, incluyendo la consejería al paciente para promover la prevención agresiva del estilo de vida de la diabetes”.

Definitivamente, tras el análisis de los resultados obtenidos por el estudio, se considera el nacimiento prematuro como un factor de riesgo ante de la diabetes.