Reducir los hidratos de carbono en los entrantes y platos principales permitirá que las personas con diabetes puedan disfrutar de los típicos dulces navideños. Serafín Murillo, investigador CIBERDEM en el Hospital Clínic de Barcelona nos facilita una serie de pautas a seguir para controlar la glucosa durante la navidad.

Junto al consumo de hidratos, los extras navideños pueden llevar a una mayor posibilidad de sufrir hiperglucemias, y como resultado de la inyecta excesiva de insulina, también hipoglucemias. Además, no podemos olvidar que la ingesta de bebidas alcohólicas, elevada en estas fechas, aumente el efecto de la insulina.

Con el fin de minimizar estos riesgos, Murillo considera indispensable adaptar la dosis de insulina al contenido de hidratos de carbono de cada comida. “Se debe modificar el momento en que se inyecta, siempre estando cerca del momento de la comida en que se toman los hidratos de carbono o azúcares y, en una celebración navideña, es posible que esto no sea hasta los postres”, recalca el investigador.

Consejos para un menú adecuado

“Siempre hemos de comprobar la etiqueta nutricional porque nos ofrecer una gran ayuda para conocer la composición. Además de la cantidad de azúcar, es importante saber también los hidratos de carbono que hay, ya que algunos como los almidones también elevan la glucemia” explica Murillo. Además, nos recuerda que en caso de que se use fructosa como edulcorante, esta eleva la glucemia de forma similar a cualquier otro azúcar.

Resulta fundamental fijarse en la composición del menú. Así, una buena estrategia es “optar por preparaciones de bajo contenido en hidratos de carbono, pero también en grasas, como pueden ser ensaladas, salmón ahumado o mariscos como gambas, langostinos o sepias”.

Respecto a los platos principales, los idóneo es preparar “alimentos al horno o a la plancha, evitando de esta forma salsas ricas en grasas, especialmente aquellas personas con sobrepeso”. A su vez, el experto recomienda evitar grandes porciones y acompañarlas con ensalada y verduras, ya que incrementa la saciedad aportando menos calorías.

Actividad física

Además de vigilar la dieta, se debe mantener la actividad física habitual.  “Dar largos paseos o caminar ayudará a mantener unos niveles de glucemia dentro de los valores recomendados” comenta Murillo. Por último, ha querido recordar que modificar las dosis de fármacos o insulina por cuenta propia es un error. “Siempre hay que seguir las indicaciones del médico, y sobre todo seguir todos los tratamientos habituales, incluyendo los controles de glucemia y la toma de otros medicamentos” concluye el experto.

Control y medición

Son frecuentes los desajustes en esta época, por ello, el control de los niveles de glucosa en sangre debe ser más estricto. Para esto, la tecnología puede ser un buen aliado. Por ejemplo, los sistemas de monitorización de la glucosa (MCG) proporcionan información continuada y precisa directa al Smartphone del paciente, facilitando así la gestión inmediata de cualquier situación.

Para controlar la glucosa durante la navidad no es necesario renunciar a nada, ya que todo es una cuestión de cantidades, y el éxito reside en su cálculo.