Un estudio reciente publicado en la revista “Diabetología” asegura que una serie de  autoanticuerpos (un autoanticuerpo es un anticuerpo desarrollado por el sistema inmunitario que actúa directamente en contra uno o más antígenos del propio individuo) en la sangre podrían predecir el desarrollo de la diabetes tipo 1 (DM1) en los niños.

El estudio, conocido como The Environmental Determinants of Diabetes in the Young” (or TEDDY)”  y publicado en la revista Diabetología, indica que los autoanticuerpos revelan si el sistema inmune ataca o no a las células productoras de insulina, las células beta del páncreas , causando así la diabetes de tipo 1 (DM1) en niños . Los anticuerpos son proteínas que se encuentran en la sangre. Su presencia indica que el sistema inmunitario ha atacado a un cuerpo extraño. Los autoanticuerpos indican una enfermedad autoinmune. Es decir, que sugieren que el sistema inmunológico ataca las células saludables o buenas, es decir aquellas que son productoras de insulina.

Este tipo de comportamiento anormal del sistema inmune es la causa de la diabetes de tipo 1 (DM1) según los científicos. Si el primer autoanticuerpo encontrado en los niños pequeños ataca a la insulina, esto podría indicar la presencia de la diabetes tipo 1 (DM1). Del mismo modo, si el GAD65  que es una proteína que se encuentra dentro de las células beta productoras de insulina es objetivo de los autoanticuerpos, el niño también puede ser propenso a desarrollar diabetes tipo 1 (DM1). En algunos casos, los anticuerpos dirigidos tanto a la insulina y GAD65 se encontrará al mismo tiempo.

La investigación de la que estamos hablando se realizó a unos 8.600 niños de Suecia, Estados Unidos, Alemania y Finlandia, todos propensos a desarrollar de forma hereditaria diabetes tipo 1 (DM1). El 6.5 por ciento de ellos tuvieron su primer autoanticuerpos antes de la edad de seis años. De estos niños, 44 por ciento tenía un autoanticuerpo dirigido a la insulina, el 38 por ciento tenía autoanticuerpos GAD65 antes de las dos, y el 14 por ciento tenía dos autoanticuerpos a los tres años.

El estudio sugiere que los autoanticuerpos pueden aparecer antes de lo que se pensaba. Los investigadores aún no saben por qué se producen los ataques inmunes a las células productoras de insulina. Ake Lernmark, investigador principal de el estudio, sugirió que un virus puede ser el responsable: “Es posible que hay dos enfermedades diferentes que intervienen quizás en una un virus desencadena los autoanticuerpos contra la insulina y en otro los autoanticuerpos contra GAD65.”