Hasta la fecha siempre habíamos escuchado y leído que es mejor hacer comidas menos copiosas y más variadas en el día que llevar a cabo los tradicionales atracones. Recientes investigaciones parecen apostar por todo lo contrario. Para las personas con diabetes tipo 2 , comer dos comidas grandes al día puede ser mejor que consumir la misma cantidad de calorías en seis comidas más pequeñas. Lo de las comidas pequeñas se ha aconsejado hasta la fecha como la mejor manera de controlar el metabolismo.

Ahora hemos sabido que investigadores checos asignaron aleatoriamente 54 pacientes con diabetes de 30 a 70 años una dieta de 12 semanas. Ambos grupos comieron la misma cantidad de calorías diarias con la salvedad de que unos llevaban a cabo más comidas al día que los otros que solo comían dos veces al día. A continuación, los grupos cambiaron las dietas durante 12 semanas. El estudio aparece publicado este mes en la prestigiosa revista Diabetología.

Las diferencias no fueron espectaculares, pero en comparación con aquellos que consumían seis comidas al día, los que comieron sólo el desayuno y el almuerzo redujeron su peso y circunferencia de la cintura. Aquellos que comieron menos comidas también habían mejorado los niveles de glucosa en ayunas, un menor contenido de grasa en el hígado y una mejor sensibilidad a la insulina. Sin duda factores claves en el correcto control de una diabetes tipo 2.

“No sólo es nuestro estudio, otros también lo han demostrado, puede ser más beneficioso comer un desayuno grande y un gran almuerzo con una pequeña cena”, dijo el autor principal, el Dr. Hana Kahleova, investigador del Instituto de Medicina Clínica y Experimental en Praga. “Confirmamos el antiguo proverbio,” añadió, “desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo”.

A continuación os dejamos el artículo completo publicado en la revista Diabetología: http://www.diabetologia-journal.org/files/Kahleova.pdf

Fuente de la imagen: http://www.freedigitalphotos.net/