La edad no debe ser un factor de limitación ni una barrera a la hora de prescribir tecnología en diabetes, según han avisado expertos del grupo de Tecnologías Aplicadas a la Diabetes de la Sociedad Española de Diabetes (SED) en un webinar organizado con el apoyo de Abbott.

Además, otra de las barreras que, a su juicio, se debe eliminar a la hora de prescribir tecnología en diabetes es la inequidad autonómica, ya que no todas las comunidades financian todos los dispositivos disponibles en la actualidad para todos los pacientes.

“La edad no es un criterio negativo para el uso de tecnologías avanzadas”, ha dicho la endocrinóloga del Hospital Virgen de la Macarena, Asunción Martínez Broca, quien ha informado de que en su consulta se encuentra con “pacientes de 70 u 80 años con sistemas híbridos” y un buen control de su enfermedad.

Y es que, según la educadora en diabetes en el Hospital Regional Universitario de Málaga, Ana Perea, la tecnología debería estar adaptada a la implicación de cada paciente, de esta forma se eliminarían las barreras de formación o funcionales.

falta de equidad en España en tecnología en diabetes

Por otra parte, el doctor del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Víctor Manuel Andía, ha realizado un repaso de la evolución de las tecnologías de las que disponen las personas con diabetes en la actualidad, señalando, además de las inequidades entre comunidades autónomas, las diferencias entre los dispositivos aprobados para cada uno de los tipos de diabetes.

“A priori podemos decir que casi cualquier persona con diabetes tipo 1 puede ser candidata a llevar la bomba de infusión continua de insulina financiada aunque, dependiendo de la comunidad autónoma, existen también criterios que deben cumplir los pacientes para la financiación de estos recursos”, ha explicado.

Sin embargo, en cuanto a los sistemas de monitorización Flash para personas con diabetes tipo 2 recordó que “a nivel nacional no está aceptada la monitorización continua de glucosaintersticial por el momento. Así, en 2019 se aprobó este dispositivo para pacientes tipo 1 y para pacientes que no son tipo 1 ni tipo 2.

No obstante, los pacientes con diabetes tipo 2 actualmente solo tienen financiados los glucómetros convencionales y no pueden beneficiarse de la monitorización Flash. “Hay un volumen enorme de pacientes que se podrían beneficiar de esta tecnología”, ha apuntado.

Por ello, añade Andía, la primera barrera a la prescripción de la tecnología en diabetes es disponer de ella, y esta inequidad es una de las “grandes injusticias” en el manejo de la diabetes en España. En ese sentido, Martínez Broca ha asegurado que para poder progresar y llegar a más pacientes se necesitan nuevas formas de financiación sostenible.