Que la monitorización continua de glucosa ha venido para quedarse, no lo discute casi nadie a estas alturas. Aún así, siguen elaborándose estudios e informes que confirman los beneficios y sobretodo los retos que monitorización continua de glucosa presenta para los niños con diabetes tipo 1.

Un reciente estudio publicado online en la revista Diabetes Technology y Terapéutica y elaborado por científicos de Estados Unidos desde el Centro de Investigación en Salud Jaeb en Tampa, Florida, ha evaluado el impacto de los dispositivos de monitorización continua de glucosa.

El estudio

En el estudio participaron 55 padres de niños de edades comprendidas entre 1-7 años que habían sido diagnosticados con diabetes tipo 1 durante al menos seis meses y tenía un nivel de HbA1c por debajo de 91,3 mmol / mol (10,5%).

Todos los padres fueron interrogados sobre sus experiencias con los medidores de glucosa en la sangre, bombas de insulina y dispositivos de monitorización continua de glucosa, con las respuestas que permiten el análisis cualitativo.

El 85% de los participantes en el estudio eran usuarios actuales de MCG, mientras que el 15% restante tenía experiencia previa en el uso de la tecnología.

Los beneficios de la monitorización continua de glucosa

El análisis reveló una serie de beneficios del uso de la MCG, como por ejemplo que ayuda a los jóvenes niños con diabetes tipo 1 a dormir mejor y tomar decisiones más informadas sobre el manejo de la enfermedad.

Otros beneficios, según el estudio, incluyen la disminución de preocupaciones, el aumento de la confianza en la seguridad del niño y más controles sobre el estado de la glucemia en el cuerpo del menor.

Los retos de la monitorización continua de glucosa

Más allá de los beneficios, también son importantes los retos, para seguir mejorando. Como propuestas de mejora quedaron reflejadas las dolorosas inserciones del sensor, la dificultad en la colocación de múltiples dispositivos en cuerpos pequeños, las alertas disruptivas, la irritación de la piel y los problemas de interpretación todos los datos.

El autor del estudio Kellee Miller dijo: “que más allá de las mejoras en el rendimiento, la facilidad de inserción, y la duración del sensor, puede ser importante asegurar que las familias de los niños pequeños reciban hasta a la fecha toda la educación posible sobre los dispositivos actuales para la diabetes”.

El estudio no registra información específica sobre los modelos utilizados de monitorización continua de glucosa.

Aquí está la información original: https://www.diabetes.co.uk/news/2019/aug/study-highlights-benefits-and-challenges-of-cgm-devices-for-children-with-type-1-diabetes-90822868.html