Inauguramos nueva sección esta semana en Canal Diabetes para hablar de cuestiones relacionadas con la diabetes desde el punto de vista de la psicología. La hemos bautizado como “La bitácora de Marisa”. La psicologa Marisa Marcilla nos ofrecerá su punto de vista sobre cuestiones determiandas. En esta primera entrega Marisa nos habla de la Obesidad.

Pregunta: Hola Marisa ¿Por qué es la obesidad un riesgo para la salud?

Respuesta: Porque nuestro cuerpo no está preparado genéticamente para la obesidad. Teniendo en cuenta que una de las principales preocupaciones de nuestros antepasados fue la obtención de alimentos, en una situación de escasez, no es de extrañar que ante la abundancia y el bajo gasto energético, las personas tendamos a engordar. Como nuestro cuerpo no está genéticamente preparado para la obesidad, cuando esta se hace presente, aparecen generalmente determinados trastornos o enfermedades que disminuyen notablemente la calidad de vida de las personas afectadas. Y posiblemente, las tres alteraciones más importantes asociadas a la obesidad sean: la hipertensión arterial, la litiasis biliar y la diabetes. No quiero decir que la obesidad sea la causa última, pero si que es un factor de riesgo de primer orden para el desarrollo de éstas enfermedades.

P: ¿Afectan las emociones a nuestro comportamiento alimentario?

R: Las emociones afectan sobre nuestra conducta alimentaria y consecuentemente sobre nuestro peso, incidiendo en tres factores:

CANTIDAD. Existen diferencias, pero, por lo general, por ejemplo, mientras que algunas personas tienden a comer menos cuando se enfrentan a alteraciones emocionales como el estrés, la mayoría tiende a comer mucho más. Ahora bien, parece que esta tendencia a comer más se produce sólo ante el estrés crónico de la vida diaria y no ante el estrés agudo y puntual.

CALIDAD. Parece que determinados alimentos sirven para paliar estados de tensión emocional. Es frecuente consumir alimentos ricos en grasas y azúcares en épocas de estrés puesto que frenan a corto plazo el efecto del cortisol, la hormona que provoca los síntomas de estrés crónico.

ACTIVIDAD MOTORA. La tensión emocional provoca sensaciones de cansancio y fatiga que disminuyen, muchas veces de modo inconsciente, la cantidad de actividad física que realiza la persona.

La bitácora de Marisa-la Obesidad

La bitácora de Marisa-la Obesidad

P: Desde el punto de vista psicológico, ¿por qué es interesante el ejercicio físico para la pérdida o el mantenimiento del peso?

R: Básicamente por dos motivos: Modera el apetito. Y sirve para controlar los estados emocionales de ansiedad y depresión que pueden llevar a muchas personas a una ingesta de alimentos hipercalóricos como chocolate o galletas para calmar los nervios.

P: En el caso de la diabetes tipo II, la obesidad y la edad avanzada son condiciones que favorecen el mantenimiento de azúcar en sangre, ¿qué le dirías a un paciente que tiene problemas para seguir una dieta o cumplir con el ejercicio?

R: Le diría que cualquier programa de adelgazamiento debería integrar la intervención psicológica con estrategias para regular las emociones, además de la alimentación saludable y la actividad física. Por ejemplo, sería interesante aprender:
A identificar y abordar los pensamientos y emociones negativas que conducen a comportamientos no saludables.
Técnicas de resolución de problemas. A veces el no saber cómo actuar frente a una determinada situación, lleva a la persona a refugiarse en la comida.
Técnicas de control de la activación fisiológica: respiración y relajación. El estrés cansa, produce fatiga, e influye en la cantidad de ejercicio físico que realiza la persona.
A establecer objetivos adecuados y realizar registros de comportamiento.