Un esquema para la prevención de la obesidad reduce notablemente el índice de masa corporal (IMC) al aplicarlo con niños de primaria, padres, y en concreto, abuelos. Los resultados de uno de los ensayos de prevención del sobrepeso en niños más grande del mundo muestran como los abuelos son clave para la prevención de la obesidad infantil.

Conocido como la Intervención para la Actividad Física y los Cambios en la Conducta Dietética de los Niños de la Escuela Primaria China Chirpy Dragon, este ensayo aleatorio controlado es el primero en centrar la atención en los abuelos. El resultado final de una década de trabajo en torno a la prevención de la obesidad analiza el impacto cultural y conductual de los abuelos en el peso corporal de los niños en China.

El estudio realizado por Bai Li, que actualmente trabaja para la Universidad de Bristol, fue desarrollado en la ciudad de Guangzhou. “Este programa de intervención para la obesidad basado en la evidencia, ofrecido por la escuela y la familia, tuvo un alto nivel de cumplimiento en la entrega y participación de los participantes, y podría ser efectivo para reducir la epidemia emergente de obesidad infantil en China”, afirma Bai Li.

Evidencias y resultados

Después de un año, la puntuación resultante del IMC de peso relativo ajustado a la edad y sexo del niño fue significativamente menor en el grupo de intervención que en el grupo de control. “La última revisión Cochrane de los programas de prevención de la obesidad infantil en todo el mundo muestra que el tamaño medio del efecto combinado en todas las intervenciones dirigidas al mismo grupo de edad es -0,05, pero nuestros resultados son más del doble de altos que este tamaño del efecto”, explica Li, resaltando la importancia práctica del hallazgo.

Por último, y tras confirmar que los abuelos son clave para la prevención de la obesidad infantil, destacar la buena relación calidad-precio que el programa tiene, tal y como demuestra la evaluación de la eficacia en función de los costes que se llevo a cabo.