Los dentistas podrían desempeñar un papel integral en la identificación de las personas con alto riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, así como en la detección temprana de la condición en aquellos que no están diagnosticados, según una nueva investigación dirigida por investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido). 

La revisión sistemática, publicada en la revista ‘Current Oral Health Reports‘, encontró que el uso de herramientas de evaluación de riesgos como los cuestionarios para pacientes y los análisis de sangre en el punto de atención en un entorno de cirugía dental podría conducir a mejores resultados para los pacientes y a un mejor manejo de la afección. 

En nuestro país, en España, la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) lleva tiempo estudiando la opción de realizar un cribado previo de diabetes tipo 2 en la propia consulta de los dentistas. De hecho en próximas fechas tendremos noticias al respecto porque está a punto de darse a conocer un protocolo de actuación para que esto se implemente en las clínicas dentales de nuestro país.

Relación periodontitis y diabetes

La periodontitis grave, o enfermedad de las encías, está significativamente relacionada con la diabetes de tipo 2, una afección que se cree que afecta a aproximadamente a 422 millones de adultos en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Como la diabetes tipo 2 es asintomática en sus primeras etapas, muchos pacientes pueden permanecer sin diagnosticar durante muchos años. Sin embargo, con los vínculos establecidos entre el estado glucémico comprometido y la salud oral, los dentistas podrían ser vitales en la identificación de la condición, de acuerdo con este trabajo. 

“Nuestra revisión identificó actitudes positivas de los médicos, los dentistas, los pacientes y el público hacia la evaluación de riesgos y la detección temprana de casos de diabetes y prediabetes dentro de la cirugía dental. Los pacientes también apoyaron la realización de pruebas que ofrecieran resultados inmediatos. Esto no solo demuestra que puede ser beneficioso comprometer al personal dental para identificar estos casos, sino que también muestra la necesidad de un enfoque más unido de las vías de atención entre los médicos y los odontólogos”, detalla uno de los autores, Ian Chapple.

Aquí el artículo original: https://link.springer.com/article/10.1007/s40496-020-00250-w