Hoy queremos mostrarles en Canal Diabetes la sencillez con la que se aplica la insulina en el cuerpo humano a través del sistema más convencional, la pluma de insulina o el bolígrafo. Una explicación visual que dura menos de dos minutos y en la que la educadora en Diabetes en el Hospital La Fe de Valencia, Carmen Sánchez, a la que agradecemos su cercanía y predisposición, nos muestra los pasos a seguir en cada momento.

Paso a paso

Una vez la pluma de insulina está cargada con la dosis necesaria en cada caso, el proceso arranca con la colocación de la aguja en la pluma. Las agujas suelen llevar dos tapones. El primero el grande sirve para enroscar en un inicio la aguja a la pluma y en una segunda instancia, tras el pinchazo, para retirarla sin dañarnos y poder desecharla. El segundo de los tapones más pequeño sirve para proteger la aguja hasta el pinchazo.

Con la pluma de insulina ya cargada y la aguja colocada, se buscan las zonas donde pinchar. Los educadores en diabetes señalan cuatro zonas. En la zona abdominal dejando un perímetro alrededor del ombligo, en los muslos, en los glúteos y en los brazos. Esas son las zonas, después de pellizca un poco esa zona y se inyecta la insulina a través del bolígrafo en el cuerpo.

Pasados unos segundos se retira la pluma de insulina y se tapa la aguja con los tapones de nuevo para tirarlos a la basura posteriormente.

La pluma de insulina si puede estar a temperatura ambiente, pero tanto las agujas como la insulina deben estar protegidas para evitar contaminación ambiental, ya que estamos hablando de un elemento que está en contacto directo con nuestro cuerpo. La higiene, en manos y zonas de pinchado también debe ser mimada y tenida en cuenta para evitar infecciones.

La insulina 

La insulina es una hormona producida por el páncreas, un órgano que se encuentra  detrás del estómago. La insulina es necesaria para mover la glucosa, el azúcar en la  sangre, desde la sangre a las células del cuerpo a las células del cuerpo. Las células usan el azúcar en la sangre como combustible para hacer su trabajo. La insulina también ayuda al cuerpo a almacenar grasa para el uso de la energía en el futuro. Cuánta insulina necesita cada día depende de sus niveles de azúcar en la sangre. Su nivel de azúcar en la sangre cambia durante el día, por lo que la cantidad de inyecciones de insulina que necesite puede variar.

Cuando comienza a usar insulina, debe comprobar y anotar sus niveles de azúcar en la sangre dos o más veces al día. La insulina viene indicada en diferentes tipos, según:

– cuánto demora la insulina en comenzar a bajar su nivel de azúcar en la sangre, llamado “inicio”

– cuándo es más fuerte su efecto, llamado “pico”

– cuánto dura su efecto, llamado “duración”

Almacenamiento de la insulina  

Así se aplica una pluma de insulina

Así se aplica una pluma de insulina

– El frasco de insulina que esté en uso debe mantenerse a temperatura ambiente.

– Toda insulina que no vaya a ser usada en 30 días debe almacenarse en el refrigerador.

– Si un frasco mantenido a temperatura ambiente no se usa dentro de los 30 días, deséchelo.

– No guarde la insulina en el congelador ni en lugares calurosos, como la guantera de  un automóvil o la repisa de la ventana.

– Si su insulina normalmente es transparente pero se ha oscurecido, presenta grumos o  se ha cristalizado, deséchela y abra un nuevo frasco.

– Siempre tenga un frasco adicional de insulina a mano.