Una nueva investigación presentada en el marco del congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), que se celebra estos días en Munich muestra que en pacientes con diabetes tipo 2, niveles altos de una proteína llamada proteína del factor de crecimiento similar o angiopoyetina-2 (Angplt2) tienen mayor riesgo de muerte y eventos cardiovasculares graves. La investigación ha sido dirigida por el Dr. Bernabé Gellen y el Dr. Mathilde Fraty, de la Polyclinique de Poitiers, Francia.

Angiopoyetina-2 como (Angptl2) es una proteína proinflamatoria circulante que juega un papel importante en la formación de los vasos sanguíneos, resistencia a la insulina y aterosclerosis. En este estudio, los autores examinaron si en pacientes con diabetes tipo 2, los niveles de Angptl2 podrían ayudar a establecer un mayor riesgo de muerte para la persona.

Un total de 1.353 pacientes con DM2 (58% hombres) con edad media de 64 años fueron seguidos durante una media de 6 años. Durante el seguimiento, 367 pacientes (que representa el 4,5% de las personas en total) murió.

Cuando los pacientes fueron estudiados en función de la concentración de angiopoyetina-2 aquellos con concentraciones de 19,5 ng / ml o superior tenían alrededor de un 2,5 veces mayor riesgo de muerte en comparación con aquellos con concentraciones de 19,5 ng / ml de angiopoyetina-2 después de ajustar por sexo, edad y factores de riesgo cardiovascular establecidos.

Los autores dicen: “En los pacientes con diabetes tipo 2, las concentraciones séricas angiopoyetina-2 se asociaron con la muerte. Por lo tanto, la angiopoyetina-2 es un biomarcador candidato prometedor para mejorar la estratificación del riesgo en pacientes con diabetes tipo 2, y puede llegar a ser una diana terapéutica valiosa “.

Dado que las concentraciones de angiopoyetina-2 no son probadas rutinariamente en ninguno de los pacientes, incluyendo aquellos con diabetes tipo 2, los autores dicen que las pruebas de rutina para esta proteína sería interesante realizarlas. Pero agregan que sus resultados deben ser confirmad0s por los resultados de otros ensayos antes de adoptar cualquier cambio en la práctica clínica.