La diabetes tipo 1, nada tiene que ver con la diabetes tipo 2. Esta es la idea que desde hace tiempo manejan dos madres americanas cuyos hijos fueron diagnosticados con diabetes tipo1 hace ya unos años y que han decidido emprender una campaña de concienciación para renombrar los tipos de diabetes existentes. Ambas coinciden en señalar que existe una confusión muy grande en la utilización de los tipos de diabetes y que medios de comunicación y sociedad en general confunde los términos, lo que a su vez no ayuda en el conocimiento y prevención de la enfermedad.

Por ese motivo han redactado una carta que adjuntamos íntegramente en Canal Diabetes por su valor e iniciativa, explicando sus motivos para proponer un cambio. Cualquier persona que esté de acuerdo con la propuesta puede dirigirse a este dirección y sumarse a la iniciativa. Nosotros ya lo hemos hecho.

http://www.change.org/petitions/revise-names-of-type-1-2-diabetes-to-reflect-the-nature-of-each-disease?utm_campaign=action_box&utm_medium=twitter&utm_source=share_petition

La carta de la petición reza lo siguiente;

Jamie y Jeanette

La diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2 son dos condiciones muy diferentes, y sin embargo sus nombres sólo se distinguen por un número. Su “tipo” es rara vez, o nunca, aclaró cuando se discute por los medios de comunicación o del público. La variación sutil en los nombres conduce a la confusión que resulta en una mala interpretación de las diferencias entre las dos enfermedades. Nuestra petición se refiere a esta cuestión dentro de los cuatro objetivos principales:

1. Para acabar con las ideas falsas extendidas acerca Tipo 1 y Tipo 2 Diabetes
2. Para permitir que los defensores de ambas enfermedades para educar adecuadamente al público y hacer tomar conciencia de su condición única
3. Para facilitar la recaudación de fondos más eficaz para alcanzar los objetivos específicos de cada enfermedad
4. Para fomentar una relación armoniosa entre el tipo 1 y tipo 2 comunidades

Los conceptos erróneos con respecto a Tipo 1 y Tipo 2 Diabetes comienzo con la sutil distinción en los nombres, o más bien “los números”. Esto se ve agravado por el aumento del tipo 2 en niños y adultos, y el ataque de los medios de comunicación que no aclara el «tipo». Si bien la cobertura muy publicitado es mejorar las vidas de las personas que viven con el Tipo 2, y aquellos en el camino hacia el desarrollo de la enfermedad, que de ninguna manera se relaciona con el tipo 1. La diabetes es con frecuencia el tema de los programas de televisión, como “The Biggest Loser” y “Dr. Oz”, sin embargo, estos programas suelen perpetuar las falsas afirmaciones de revertir y curar la diabetes. Sin mención de ‘Tipo’, el público percibe todo la diabetes como una y la misma. Este error es especialmente peligroso para los bebés, niños y adolescentes con diabetes tipo 1. Ellos todavía no tienen voz para protegerse de la ignorancia y la confusión que está poniendo en riesgo sus vidas. Los maestros, entrenadores, médicos, enfermeras y otras personas involucradas en el cuidado de niños de tipo 1 a menudo comparten los mismos conceptos erróneos como el público en general y no creo que de tipo 1 como de tipo 2 diferente. Descartando un niño diabetes tipo 1 como menos que un estado crítico podría resultar en una situación que amenaza la vida en cuestión de minutos. Desafortunadamente, la incidencia de Tipo 1 también está en aumento, pero a diferencia de Tipo 2, la conciencia pública no ha aumentado. Como resultado, los niños y los adolescentes están muriendo de Tipo 1 La diabetes no diagnosticada. Los síntomas se sacudió como la gripe, los padres y la comunidad médica por igual, y como resultado, un niño muere de una muerte evitable. Estas historias trágicas están haciendo las noticias sobre una base regular, pero los medios de comunicación a menudo pierde la oportunidad de educar al público sobre los signos y síntomas de tipo 1. Históricamente, la confusión entre el Tipo 1 y Tipo 2 no se extendía a los niños. Solía ​​ser que la diabetes infantil se limitó a Tipo 1, con lo que el nombre anterior de la Diabetes Juvenil. Si bien esta terminología se ha quedado desfasado, el público en general era sobre todo familiarizados con la distinción. Sin embargo, la reciente subida de tipo 2 en los niños, junto con el hecho de que la diabetes juvenil (tipo 1) cada vez se diagnostica en adultos, llevó a la eliminación de la “diabetes juvenil” del término y dio lugar a las clasificaciones actuales. Hay otras formas de diabetes con nombres que reflejen con más precisión su naturaleza, tales como la diabetes gestacional, diabetes del madurez de los jóvenes (MODY) y la diabetes autoinmune latente del adulto (LADA). ¿Qué hace la naturaleza de tipo 1 y tipo 2 indica? Son las formas más comunes de diabetes, sin embargo, sus nombres siguen siendo los más genéricos y se confunden fácilmente.

Tipo 1 y la diabetes tipo 2 son enfermedades graves, sin embargo, son muy diferentes en sus factores de riesgo, su naturaleza y la aparición y el tratamiento y la intensidad de manejo. La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune crónica en la que el sistema inmunológico del cuerpo destruye las células productoras de insulina en el páncreas. Tipo 1 no es causado por la dieta o estilo de vida, el inicio es rápido y no se puede prevenir o curar. Todos los niños y adultos con diabetes tipo 1 necesitan insulina las 24 horas del día, por medio de múltiples inyecciones diarias o infusión a través de una bomba, para mantenerse con vida. Su azúcar en la sangre se ve afectado por todo lo que en su vida cotidiana, como el ejercicio, la actividad mental, el estrés, la emoción y la comida. Hay cerca de 3 millones de niños y adultos actualmente luchan contra la diabetes tipo 1. La diabetes tipo 2 es una enfermedad metabólica en la que el páncreas es todavía capaz de producir insulina, pero las células del cuerpo se han convertido en resistentes a la insulina. Es responsable de más del 90% de las personas que actualmente viven con diabetes. 2 Tipo casi siempre es causada por una combinación de factores genéticos y estilo de vida, pero no siempre como sugieren los medios de comunicación. Algunos factores, como la dieta y nivel de actividad, están bajo el control de una persona, pero otros, como el envejecimiento, las respuestas bioquímicas y de genética, no lo son. La diabetes tipo 2 está inicialmente gestionado a través de la modificación de la dieta y el ejercicio, sin embargo, la medicación oral e insulina puede ser necesario a medida que progresa la enfermedad. El inicio de Tipo 2 es gradual y en muchos casos, la intervención temprana puede retrasar el inicio, aliviar los síntomas o incluso prevenir su desarrollo completo.

Educación y conciencia pública es crucial para ambos “tipos” de Diabetes. Cada enfermedad tiene un mensaje diferente que debe ser entregado al público con el fin de tratar adecuadamente los afectados por ella. Además, los objetivos de recaudación de Tipo 1 y Tipo 2 tienen un enfoque diferente. La investigación dirigida a la cura es importante para el tipo 2, pero la recaudación de fondos y el gasto suele asignarse a la intervención temprana y la educación de estilo de vida. Este énfasis no se beneficia Tipo 1 ya que no se puede prevenir o controlar el estilo de vida. La cura es la única esperanza para el Tipo 1, pero la confusión nombre es inhibir esa meta como los medios de comunicación expande su cobertura de tipo 2. Un cambio de nombre que refleja con mayor precisión la naturaleza de cada enfermedad podría aliviar la confusión y permitir que los partidarios de ambos grupos para comunicar su mensaje personal y centrarse en sus metas de recaudación de fondos únicos. Tipo 2 continuará reunir exposición a los medios, independientemente del nombre que lleva, sin embargo, un nuevo nombre, combinada con una campaña educativa focalizada, ayudaría a eliminar el estigma que se ha unido al tipo 2 y que el público pueda ver la enfermedad en un nueva luz. Para el Tipo 1, este cambio de nombre se asegurará una identidad que se necesita con urgencia para abogar por una cura.

cambio de nombre diabetes tipo

cambio de nombre diabetes tipo

Por último, la falta de nombres distintos para el Tipo 1 y Tipo 2 se ha creado una división dentro de la comunidad diabética. Existe la percepción de que un “tipo” es peor que el otro. La terminología actual sugiere una jerarquía de clases. Esto no debería ser así ya que ambas son enfermedades destructivas que nadie quiere a nadie más. Los medios de comunicación y público en general están mal informados acerca de tipo 2 y los que viven con la lucha diaria con la enfermedad de los estigmas, tales como “que causó su enfermedad” y “se puede curar con una dieta y ejercicio”. Debido a que la diabetes tipo 1 representa menos del 10% de las personas diagnosticadas con diabetes, a menudo es pasado por alto por la sociedad y confundido con el tipo 2 – una enfermedad completamente diferente.

Es hora de que los nuevos nombres, el fin de malentendidos, defensa centra exclusivamente, recaudación de fondos dirigida a la meta, y una relación armoniosa y solidaria entre las personas que viven con algún tipo de diabetes. No estamos pidiendo una reclasificación enfermedad significativa. Simplemente estamos pidiendo nuevos nombres que reflejen adecuadamente la naturaleza del Tipo 1 y Tipo 2 – algo que no se logra con los números. La comunidad médica está más calificado para determinar los nombres apropiados, pero sólo a modo de ejemplo, la naturaleza del tipo 1 se reflejaría en un nombre como apoptosis celular autoinmune Beta (BCA) La diabetes y la naturaleza de tipo 2 en un nombre como insulina Resistencia Diabetes (IRD). Un cambio de nombre no es una tarea monumental. Se ha hecho antes. Ha llegado el momento de hacerlo de nuevo. Ha llegado el momento de hacerlo de una manera que respete las opiniones de las personas que viven con estas dos enfermedades similares, sin embargo, muy diferentes.