Hace unos 5 años que venimos hablando en Canal Diabetes de la aparición de los sensores que miden la glucemia de forma continuada. Ya sea en monitorización continua o en el sistema flash, de sensores se ha escrito y publicado mucho en torno a su financiación. Sin embargo de la forma de mantenerlos, de gestionarlos, incluso de utilizarlos se ha escrito menos.

En este post hemos contado con la ayuda del Dr. Javier Agreda, Endocrino del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y paciente con diabetes tipo 1. Javier combina a la perfección el “saber estar en los dos lugares”, el ponerse en el lugar de cada paciente, de ahí que su forma de divulgar en diabetes sea tan directa y clara. Con Javier hablamos concretamente del sensor del sistema flash de monitorización de glucosa.

 **Podéis escuchar la entrevista al completo con el Dr. Javier Agreda en este podcast

 

La medición del sensor del sistema flash se lleva a cabo en el líquido intersticial

 Lo primero que debemos destacar cuando hablamos de sensor es la diferencia entre la medición de la glucemia intersticial y la medición capilar. En palabras del doctor en la glucemia capilar, no hay sensores, y medimos la concentración de glucosa en sangre.“Esta forma de medición es muy precisa, pero escasa en información, pues sólo tenemos una foto de la realidad”.

Sin embargo cuando hablamos de medición en líquido intersticial el sensor aparece como el principal protagonista. El sensor lleva a cabo más de 288 mediciones al día, lo que nos aporta la película completa de nuestra glucemia diaria, en lugar de una sola fotografía. La diferencia con la medición capilar es el tiempo y la inmediatez. Javier pone un ejemplo muy gráfico para explicar el fenómeno de la medición intertesticial “es como cuando ponemos una bolsita de té en agua caliente. Al principio el agua no sabe a té, tarda un tiempo en darle el gusto y color, algo similar ocurre con nuestra glucemia en el líquido intersticial”.

 Que debemos tener en cuenta en el manejo del sensor del sistema flash

El Dr. Agreda nos recuerda que es muy importante la zona del cuerpo donde se coloca el sensor del sistema flash. En el caso del sistema flash en la parte posterior del brazo. “Las zonas estandarizadas, deben ser zonas de piel sea sana, sin distrofia, y sin heridas”asegura el profesional.

Una vez insertado sensor, debemos indicar que no se aplique insulina cerca del dispositivo, entre unos 4/5 cm de zona de seguridad, para evitar lecturas condicionadas por la insulina. El profesional sanitario recuerda que las zonas de aplicación deben rotar cada 14 días cuando hablamos del FreeStyle.

Otra de las recomendaciones en el uso de los sensores en diabetes tiene que ver con el momento de inserción, este se debe producir cuando la glucosa está estable, en ayunas o lejos del momento de la infusión de insulina. De esta manera se calibran mejor las mediciones de los sensores. Javier nos recuerda que “la precisión del sensor es mayor a partir de 3 día de uso”. Y nos recuerda que para sacarle el máximo partido el escaneo debe ser constante, y evitar que pasen más de 8 horas entre escaneo y escaneo.

 Cómo debemos mantener el sensor del sistema flash

Una vez aplicado el sensor del sistema flash, utilizando los dispositivos para ello, los riesgos se centran en que estos se puedan despegar o estropear. Los pegamentos son fuertes, pero las zonas de aplicación son sensibles y están expuestas a los golpes. El Dr. Agreda nos recuerda que hay que protegerlo y tener cuidado.

Si un sensor se estropea y sus mediciones no son correctas, “es muy importante que guarden las cajas hasta el último día útil del sensor. Son una garantía. Si un sensor está defectuoso, hay que ponerse en contacto con el distribuidor e informar de ello”recuerda el profesional.

Finalmente, y no menos importante, debemos recordar que la exactitud de los sensores cada vez es mayor. Hoy en día se pueden tomar decisiones terapeúticas, dada su precisión. Es decir se pueden cambiar pautas y tratamientos en función de las mediciones de los sensores, aunque siempre deberían ser supervisadas por el profesional sanitario.  El Dr. Javier Agreda recomienda que “en momentos de hipoglucemia hay que correlacionar la medición con el glucómetro. Y si son valores altos de más 250mg/dl también usarlo”.Recuerda que “ya hay guías clínicas para modificar pauta clínicas, pero es necesario hablar con el profesional sanitario”.

 Si quieres ampliar la información www.freestylelibre.es