Debido a la alarma sanitaria por el COVID-19, las citas médicas a través de vídeo o llamadas telefónicas, lo que podríamos definir como telemedicina en diabetes, se ha vuelto más común para las personas que controlan la diabetes.

Un artículo recientemente titulado “manejo de la diabetes tipo 1 de nuevo inicio durante la pandemia COVID-19 “, y publicado en Diabetes Technology & Therapeutics describe cómo la telemedicina en diabetes puede ayudar a las personas recién diagnosticadas a través de citas virtuales en el hogar.

Del artículo publicado destacamos algunas cuestiones a tener en cuenta.

Muchas personas con diabetes y profesionales de la salud están descubriendo los beneficios de la t telemedicina en diabetes. Existen dos grandes oportunidades o ventajas por el uso de las nuevas tecnologías en diabetes.

Las personas con diabetes pueden conectarse con su profesional de la salud desde su ordenador o teléfono. Esto ayuda a las personas a evitar el coste, el tiempo y las molestias de desplazarse a los lugares habituales de las consultas.

Estas citas pueden ayudar a las personas a comprender mejor sus glucemias en la sangre y el tiempo en rango. La tecnología brinda a las personas la oportunidad de reflexionar sobre sus momentos exitosos y generar confianza en el manejo de su diabetes; las personas pueden aprender de sus datos de azúcar en la sangre, aprendiendo sobretodo de sus éxitos. En resumen, una oportunidad única para la educación diabetológica.

La tecnología de la diabetes permite compartir datos entre las personas y sus equipos de atención médica.

Si bien la descarga de datos puede ser un obstáculo para algunos sin el equipo necesario en casa o sin la formación sobre cómo hacerlo, esto es un detalle menor, pues la penetración de la tecnología en los hogares cada vez es mayor.

Aunque la telemedicina en diabetes ha existido desde mucho tiempo en teoría, las regulaciones han puesto muchos límites a las citas de salud por video antes de COVID-19. Por ejemplo, en el pasado, muchos profesionales de la salud solo podían hacer citas de telemedicina con personas de su área de influencia. La necesidad de atención médica durante el aislamiento ha eliminado muchos de estos obstáculos.

Un problema mayor es el del reembolso. ¿Quién paga  esto?. En países como España la seguridad social todavía no ha apostado claramente por la salud digital. Son pocos los ejemplos. De hecho iniciativas como SocialDiabetes, que ha dejado abierta su plataforma durante estas últimas semanas, tampoco han visto una respuesta clara de la administración pública. En Estados Unidos, Medicare antes de COVID-19, no reembolsaba estas visitas, ni tampoco muchos grandes pagadores. En otros países como India, por ejemplo, las regulaciones cambiaron en tres días, y el reembolso se hace ahora.

Las mejoras en la tecnología de la diabetes y las políticas de telesalud plantean la cuestión de cómo la telesalud puede estar involucrada en el cuidado de la diabetes a largo plazo.

Por supuesto, la telemedicina tiene sus limitaciones, incluida la imposibilidad de realizar un examen físico completo, que es necesario para cosas como controlar la salud de la tiroides, controlar los pies (esto se puede hacer hasta cierto punto), tomar la presión arterial, etc. Afortunadamente, existen algunas soluciones y esperamos que lleguen más, y es de vital importancia que las personas sepan cuándo se necesita una cita en persona.

fuente: https://www.liebertpub.com/doi/pdf/10.1089/dia.2020.0161