Según un estudio publicado en la revista JAMA Pediatrics, 1 de cada 5 jóvenes estadunidenses es prediabético. Se estimó que el 18% de los adolescentes de 12 a 18 años, y el 24% de los adultos jóvenes de 19 a 34 años se encuentran en situación de prediabetes.

La prediabetes es una afección en la que los niveles de azúcar en sangre son elevados, por no lo suficiente para justificar un diagnóstico de diabetes tipo 2. Los expertos indican que las cifras de pacientes han aumentado en la última década, poniendo a los jóvenes en riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas u otras afecciones.

“Hasta hace poco, los niños pequeños y los adolescentes casi nunca tenían diabetes tipo 2, razón por la cual se le llamaba diabetes de inicio en la adultez”, dicen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, donde están afiliados la mayoría de los autores de este estudio. “Ahora, cerca de un tercio de los jóvenes estadounidenses tienen sobrepeso, un problema estrechamente relacionado con el aumento de niños con diabetes tipo 2”.

Resultados del estudio

Comúnmente, la diabetes tipo 1 ha sido la más asociada a los niños, mientras que la diabetes tipo 2 se va desarrollando a lo largo de lo años, y generalmente, relacionada con la obesidad. Tras analizar unas 5.800 personas mediante una encuesta nacional de salud desarrollada en EE.UU. entre 2005 y 2016, los autores del estudio determinaron que “la prevalencia de prediabetes en los hombres era casi el doble que en las mujeres”, 22.5% frente a 13.4% en adolescentes y 29.1% frente a 18.8% en adultos jóvenes.

La encuesta también dejo ver que la prediabetes es más común entre los jóvenes con obesidad, patología que, como ya sabemos, está estrechamente relacionado con la diabetes tipo 2 en adultos. Se encontró que más de un cuarto de los adolescentes obesos y más de un tercio de los adultos jóvenes padecían prediabetes, frente a menos del 17% de los individuos con peso normal en ambos grupos de edad.

Se determinó que 1 de cada 5 jóvenes estadunidenses es prediabético mediante pruebas como la medición de los niveles de glucosa en ayunas, o la tolerancia a la glucosa o hemoglobina A1c.

Como grupo, los que padecían prediabetes mostraban una presión arterial sistólica más alta, más tejido graso alrededor del abdomen, colesterol no HDL más alto y menos sensibilidad a la insulina que las personas con tolerancia normal a la glucosa.

Las cifras generales muestran resultados aún más alarmantes. En el caso de los adultos, un tercio de los estadunidenses tiene prediabetes, y 9 de cada 10 no son conscientes. Los autores del estudio explican que sus hallazgos “destacan la necesidad de esfuerzos de prevención primaria y secundaria adaptados al segmento joven de la población estadounidense”. Modificaciones en el estilo de vida, como la dieta o el ejercicio, son clave para prevenir o retrasar la aparición de diabetes tipo 2 u otros problemas de salud graves.