Un nuevo análisis publicado en la revista Hipertensión ha encontrado que el consumo de sal elevado se asocia a un riesgo adicional del 28% de tener sobrepeso u obesidad entre los niños y un aumento del 26% en los adultos, y como todos sabemos un camino más directo hacia la diabetes tipo 2.

Las directrices actuales del Reino Unido por ejemplo, sugieren que los adultos deben limitar el consumo de sal a no más de 6 gramos al día, con las tasas más bajas recomendadas para los niños en función de su edad. Sin embargo las últimas estadísticas muestran que los adultos comen un promedio 8 gramos al día. Un aumento considerable y preocupante.

Una dieta alta en sal es un factor de riesgo para la presión arterial alta y, si no se trata, puede conducir a accidentes cerebro vasculares y enfermedades del corazón. Estudios recientes también han asociado el consumo de sal a un mayor riesgo de obesidad, principalmente a través de su efecto sobre la sed, lo que puede animar a la gente a beber más bebidas azucaradas y engordar.

Este nuevo estudio dirigido por el profesor Graham MacGregor de la Universidad Queen Mary de Londres, destaca aún más la relación entre el consumo de sal y la obesidad. Las conclusiones se basan en un análisis de datos sobre 458 niños y 785 adultos inscritos en un estudio del Reino Unido en la dieta y la nutrición.

En un comunicado, el profesor MacGregor dice: “La comida que comemos es ahora la principal causa de los problemas de salud a través de su alto contenido de sal, grasa y azúcar contenido agregado por la industria alimentaria La presión arterial alta y la obesidad tanto conducen al desarrollo de la enfermedad cardiovascular, accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y la insuficiencia cardíaca, que son las causas más comunes de muerte y discapacidad. La obesidad también predispone a la diabetes tipo 2, lo que aumenta aún más el riesgo de enfermedad cardiovascular y puede conducir a complicaciones graves”.