Me llamo Álvaro, tengo 39 años, una hija de 6 años y un hijo de 4. Soy diabético tipo 1 desde el año 2000. El pasado 20 de octubre corrí mi cuarto maratón, esta vez en la maratón en Ámsterdam. Bonita cuidad y bonito maratón.

Después de haber cumplido mis objetivos en los 3 anteriores maratones, esta vez me había puesto un objetivo mucho más serio: Hacer el maratón en Ámsterdam en 3 horas. El último que había corrido lo hice en 3 horas 12 minutos.

Para poder llegar a esa marca, el plan de entrenamiento es bastante cañero, sigue el mismo esquema que el que hice para las 3 horas 15 min pero con las series a un ritmo mucho más fuerte (4:05 – 3:50 – 3:40 min/km).

Las primeras semanas de entrenamiento me cuestan un poco más, es pleno verano (empecé a entrenar el 15 de Julio), y hacer series tan rápido no es fácil. Pero con las ganas que tengo suplo un poco la carencia del estado de forma.

De nuevo, en los entrenamientos llevo el medidor continuo de glucosa Dexcom G4, que me ayuda a ver cómo voy y a regularme bien la alimentación.

La mayoría de los entrenamientos entre semana los tuve que hacer solo, no coincidía con nadie, pues la mayoría de la gente con la que corro iba a preparar el maratón de Donosti, y hasta septiembre no arrancaban. Pero a través del foro de la web 42195.es los fines de semana tengo mas compañía en las tiradas largas.

Y una vez acabados los entrenamientos (esta vez sin perros de por medio, ni gastroenteritis ni nada en especial…) pues de viaje a Ámsterdam. Volé el día anterior a la carrera, y esto quizá no fue lo más correcto, pues acabé bastante cansado ese sábado. Una vez de dejar las maletas y de comer, a la feria del corredor a por el dorsal, el ambiente allí muy bueno, un montón de corredores por todos los lados.

Y por fin llegó el domingo, el día de la maratón en Ámsterdam. La verdad es que estaba bastante nervioso, por el reto, por correr con tanta gente, por ir esta vez solo sin bici de apoyo, por todo…

Después de pasar un buen rato en la cola para entrar en el baño, me metí al estadio, a colocarme en mi cajón de salida, y aquí ya sí que estaba con los nervios a tope.

Maratón en Amsterdam con diabetes y medalla

Maratón en Amsterdam con diabetes y medalla

El comienzo de la carrera fue horroroso, si me lo cuentan antes no me lo creo.

La verdad es que estaba muy nervioso a la salida, demasiado, arranqué y entre el cinto con los geles que se me caía, y el barullo de tanta gente, noté un golpe en la mano derecha y vi que había perdido el medidor de glucosa que llevo. Joder, se me cayó el mundo, tuve que parar, miré para atrás y lo vi a 6 metros en el suelo, pero claro imaginaos la cantidad de gente que venía corriendo. Pues nada, tiré para atrás, me choqué con otro corredor, y seguí hasta cogerlo. A partir de ahí, medio histérico para adelante. Fui muy muy nervioso los primeros 6 km, con la sensación de ir parado, y a partir de ahí, vi que iba haciendo los km al ritmo marcado.

Disfruté mucho de la maratón en Ámsterdam desde el km 10 al 32, iba bien y más tranquilo. Los azúcares bien, el nivel bien toda la carrera, y con la ayuda del medidor Dexcom G4 pues pude ir regulando bien lo que tenía que comer. El recorrido era completamente llano, con mucha animación durante todo el recorrido, y pasando por un montón de sitios preciosos de Ámsterdam. La organización muy bien también.

Pero a partir del km 32 empecé a sufrir más de la cuenta, no iba, el GPS diciéndome que iba a 4:30 o más, y mis piernas no daban para más. Seguí sin parar, sufriendo pero dando lo poco que me quedaba. Los últimos 10 km de la maratón en Ámsterdam fueron una agonía, pero no me quise rendir, y bueno, al final 3h 6 min, mal sí miro el objetivo inicial, pero muy bien sí miro que he bajado 6 minutos   mejor marca personal, que estaba en 3h 11min 51s.

Este ha sido el primer maratón que sufro, y este era el cuarto que corría, ha sido una sensación nueva, que hay que experimentar, pero que no quiero volver a experimentar.

También he bajado a tierra, y me he dado cuenta que bajar 15 min en cada maratón, pues no es lo normal. Hasta ahora así había sido (3:45 -3:27- 3:12) pero bajar hasta las 3 horas no es lo mismo, 3 horas es la hostia, son palabras mayores, hasta ahora era consciente pero ahora más todavía.

Ahora, una vez de que he descansado alguna semana, pues tengo por delante un par de medias maratones, en las que intentaré bajar mi marca.

Y ya estoy pensando en el próximo intento de bajar de las 3 horas, probablemente sea en casa, en el Maratón Martin Fiz de 2014, pero esto ya llegará, hay que dejar a cuerpo y mente que se reponga un poco de los esfuerzos.

Estoy convencido que con la ayuda de los colegas del 42195.es, de mis compañeros del Peula Taldea, de lo aprendido con esta experiencia y del medidor continuo de glucosa el reto puede llegar a buen término.

Por ultimo solo me queda agradecer de todo corazón a la gente que ha hecho esto posible: La primera, de nuevo, a mi mujer Sara, por todo su apoyo. También a Manu, Iñaki, Rubén y toda la cuadrilla del Peula Taldea con los que he entrenado, por los entrenamientos compartidos y los ánimos; a Jorge, mi “preparador” de planes de entrenamiento, por sus consejos y ánimos para lograr el reto; a José María Salgado de Novalab Ibérica, por el medidor continuo de glucosa Dexcom G4, parte muy importante del éxito obtenido; a toda la gente de 42195.es, en especial a Ibisate, JFMolinuevo, neobur, Bastida, AlvaritoRR, Aitor, Tortxu, Vyc G, Higirun y quopiki por los entrenamientos compartidos, por su apoyo y ánimos en todo momento y por permitirme compartir todas mis experiencias en su página web; a la Asociación de Diabéticos de Álava, por su apoyo constante, y como la vez anterior, a todos los amigos y amigas que me han animado y apoyado; a toda la gente que estuvo animando el día de la carrera, y a todos los que alguna vez han salido a correr conmigo. Gracias.

Nos vemos en la siguiente.