Bebidas azucaradas y salud, un binomio que no entendemos. El último anuncio y campaña de una de las principales empresas del mundo nos ha parecido un alegato en toda regla al sin sentido. De lo contrario no se puede explicar que una bebida azucarada, responsable como todas las de su signo del aumento calórico de las dietas de millones de personas, invite al mundo a levantarse y dejar de estar sentado. Nos parece una contradicción y denunciamos con este artículo la confusión que este tipo de campañas provoca en la sociedad y en comunidades de pacientes como los diabéticos. Después de ver ese anuncio que colocamos en el post, cualquiera puede pensar que consumiendo esa refrescante bebida azucarada seremos más activos, menos sedentarios y menos obesos, ¿no? Pues NO

Estudios que confirman el alto valor calórico de las bebidas azucaradas

Dos informaciones en los últimos días aparecidas en torno a las bebidas azucaradas y de gran tamaño nos han llamado poderosamente la atención En primer lugar, las bebidas azucaradas son los principales responsables de un mayor consumo calórico en los niños que las consumen en comparación con los menores que no lo hacen. Además, la ingesta de estas bebidas también se asocia a un mayor consumo de alimentos poco saludables, según las conclusiones de un estudio del Departamento de Nutrición de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (Estados Unidos), publicadas en ‘American Journal of Preventive Medicine’.

En los últimos 20 años, el consumo de refrescos azucarados, bebidas de frutas, bebidas para deportistas y bebidas energéticas, ha aumentado, causando preocupación porque una mayor ingesta de estas bebidas se asocia con una alta cantidad de calorías en el cuerpo humano. Hasta hace poco no estaba claro qué parte de la dieta era responsable de las ingestas calóricas más altas de aquellas personas que toman muchas bebidas de esta clase, ahora parece que sí.

El estudio mencionado se realizó entre 2003 y 2010 y los investigadores analizaron una muestra de casi 11000 niños de 2 a 18 años. Los autores de la investigación pudieron concluir que las bebidas azucaradas son las principales responsables de una mayor ingesta de calorías entre niños de 2-5 y 6-11 años de edad. Pero no solo eso, además observaron que la mayoría de los alimentos que se asocian con un mayor consumo de bebidas azucaradas son pizza, pasteles, galletas, pasteles, patatas fritas y dulces varios, alimentos todos poco recomendables para una dieta sana ya que son fuentes principales de grasas sólidas y azúcares agregados.

La obesidad, un problema de salud from XploreHealth on Vimeo.

La cruzada contra las bebidas azucaradas en Nueva York

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, continúa con su cruzada contra las bebidas azucaradas de gran tamaño después de que el Tribunal Supremo de este estado, revocara la ley que prohibía la venta de bebidas azucaradas de gran tamaño en la ciudad de la Gran Manzana.
La medida, de la que ya informamos en su día en Canal Diabetes, obligaba a restaurantes, cines y otros negocios hosteleros a no comercializar con líquidos de gran cantidad de azúcar en envases grandes. Sin embargo, el juez encargado del caso, Milton Tingling, ha decidido anularla por considerarla “arbitraria y caprichosa” tras la denuncia presentada por la Asociación Americana de Bebidas y otros grupos empresariales que representa a empresas tan poderosas como Coca-Cola y Pepsi-co, los mismos que organizan campañas publicitarias contra la obesidad y el sedentarismo.

bebidas azucaradas

bebidas azucaradas

Es necesario recordar que a pesar de este revés legal, el máximo mandatario de Nueva York promete seguir presionando con su esfuerzo para combatir la creciente epidemia de obesidad, la cual se relaciona con enfermedades del corazón y con la diabetes. No obstante, no está claro si conseguirá su objetivo, pues su legislatura acaba a finales de 2013.

De tal forma que señores de grandes multinacionales que venden bebidas con gran valor calórico, y que invitan al consumo de productos poco saludables, no nos engañen con millonarias campañas publicitarias. Los consumidores cada vez están más y mejor informados, y si se levantan y mueven no es por quieran consumir una de sus bebidas, si no porque lo desean o necesitan. Movernos y hacer deporte debe formar parte del manual de prácticas saludables. Un manual en el que una bebida azucarada, no tiene lugar. La campaña lanza la siguiente pregunta ¿Y si nos levantamos?, y digo yo ¿Y si dejamos de beberlas?